China, cada día menos atrayente ¿Cuáles son las razones?

Últimas noticas
  • personnes marchant dans la rue en Chine
    testing / Shutterstock.com
Publicado el 2023-11-26 a las 09:47 por Asaël Häzaq
Atrapada en una crisis de vivienda sin precedentes, el crecimiento económico de China está tropezando. El cambio desde la política de cero Covid no ha resultado en un significativo repunte económico ni en un retorno generalizado de expatriados como se esperaba. Por el contrario, la situación se está volviendo más desafiante.

¿Por qué China ya no atrae a expatriados?

Algunos de ellos pueden haber regresado, pero son menos que antes. Las autoridades chinas incluso reconocen una disminución. La situación preocupa a los funcionarios del gobierno. El 9 de mayo, la Oficina de Asuntos Exteriores de Tianjin, la Asociación de Amistad Internacional de Tianjin, el Instituto de Estudios Internacionales de China, la Fundación China para la Paz y el Desarrollo, el Instituto de Estudios China Contemporánea y Mundial, y la Galería de Arte Beijing Shuyong organizaron conjuntamente un seminario sobre "El Pensamiento Diplomático de Xi Jinping y la Comunidad Internacional que nos Rodea".

En el seminario, Wang Wen, Decano Ejecutivo del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China, señaló que China está experimentando una "disminución significativa" en la población de expatriados. Instó al presidente chino a abrir aún más el país al resto del mundo. Wang enfatizó el papel crucial de los extranjeros en las relaciones internacionales. En su opinión, China debería aumentar sus intercambios con otros países en lugar de aislarse.

Wang cree que la infraestructura existente en China es insuficiente, destacando la necesidad de una mayor experiencia, especialmente en finanzas y gestión, para atraer talento extranjero. Existe una brecha significativa entre la posición de China en la economía global y el número de talentos extranjeros. Actualmente, los extranjeros representan solo alrededor del 0.05% de la población, lo cual es desproporcionadamente bajo para la segunda economía más grande del mundo. En comparación, Japón, la cuarta economía mundial, tiene una población extranjera de aproximadamente el 2%.

Un éxodo continuo de expatriados

Aunque la disminución de la población extranjera en China no es reciente (se observa desde hace aproximadamente 10 años), empeoró durante la pandemia de COVID-19. La política de "cero Covid" y los estrictos confinamientos en China provocaron salidas masivas que los medios de comunicación ahora denominan "éxodo de expatriados" o "fuga de cerebros".

Shanghái, una ciudad cosmopolita, ha experimentado una fuerte disminución en su población extranjera, de 208,000 en 2011 a 163,000 en 2021. La forma en que se manejó la crisis de salud jugó un papel importante en esto. Los expatriados que eligieron quedarse en la ciudad se sienten desanimados al ver la partida de sus colegas y amigos expatriados. Otras ciudades importantes también han experimentado un éxodo de expatriados. Según la ONU, más de 310,000 extranjeros abandonaron China en 2022 a pesar de las estrictas restricciones. Para octubre de 2023, el récord estaba en su punto más alto.

Los expatriados que abandonan China incluyen programadores, ingenieros, banqueros y directores de empresas, dejando atrás puestos lucrativos y salarios sustanciales sin arrepentimientos. Muchos de ellos se han dirigido a países como Singapur, Japón, Australia, Canadá, Alemania y Noruega. Estaban principalmente preocupados por el posible resurgimiento de una política de "cero Covid" y por la influencia de Pekín en diversos aspectos de la vida, lo que arruinaría su equilibrio entre trabajo y vida personal.

La crisis inmobiliaria también afecta la inmigración

China ha registrado una fuerte caída en los precios de la vivienda a medida que la crisis inmobiliaria se extiende a diversos sectores económicos. Esta recesión está generando preocupaciones entre locales, trabajadores extranjeros e inversores por igual. Tres años de políticas de "cero Covid" han afectado el ánimo, aumentando la incertidumbre entre la población y los inversores extranjeros. La antigua gigante inmobiliaria Evergrande, que lucha con una deuda asombrosa estimada en $328 mil millones hasta octubre de 2023, es un símbolo destacado de esta lucha económica.

Tanto los locales como los extranjeros han invertido fuertemente en bienes raíces en los últimos años. Mientras que solo algunos proyectos se han completado, otros permanecen estancados. La disminución continua de precios presenta importantes desafíos para que los posibles compradores lo piensen dos veces antes de comprometerse con una compra.

 Como resultado, pequeños inversores se encuentran con propiedades incompletas o desocupadas, o incluso propiedades con defectos.

Los compradores pierden la esperanza de poder ocupar sus propiedades compradas. Debido a restricciones financieras, los desarrolladores están ralentizando o deteniendo completamente la construcción. Se cree que la crisis inmobiliaria ha puesto a millones de personas en situaciones precarias. Muchos compradores tienen dificultades para cumplir con sus obligaciones crediticias y critican la inacción del gobierno.

El sector inmobiliario ha sido una apuesta segura en tiempos turbulentos

Conocido por su valor estable, el sector inmobiliario ha desempeñado un papel crucial en la economía china. En 2020, aún era un pilar significativo, contribuyendo con aproximadamente el 25% del PIB del país. La disminución subsiguiente en las ventas observada desde 2021 es aún más preocupante, agravando los desafíos planteados por la crisis de salud y la política de "cero Covid", que ya afectaban negativamente a la economía.

Se esperaba que el fin de la política de "cero Covid" reviviera la economía, pero China todavía se está rezagando. Todos los sectores económicos se han vuelto sombríos, sumiendo las perspectivas profesionales en la incertidumbre. El desempleo juvenil está aumentando, el consumo de los hogares está estancado y los empresarios extranjeros están considerando trasladarse fuera de China. Los expatriados también están empacando sus maletas.

¿Puede China seguir atrayendo o retener a expatriados?

Según el Decano Wang Wen, el país debe mejorar sus políticas económicas y socioculturales para atraer extranjeros. Económicamente, aboga por que el gobierno explore oportunidades de inversión extranjera en sectores clave como finanzas, banca, bienes raíces, turismo, salud y medio ambiente. En otras palabras, debería centrarse en áreas de inversión importantes. En el ámbito social, destaca la importancia de una mayor inclusividad y respeto por las culturas extranjeras.

Él destaca que la competencia entre China y Estados Unidos influye en la inmigración, y la retórica antiextranjera de algunos líderes políticos chinos afecta negativamente la imagen del país. Los expatriados también enfrentan presiones para regresar a China, según informó NBC News en un artículo publicado el 1 de junio de 2023. Un estadounidense y dos ciudadanos chinos son acusados de "presionar" a expatriados para que regresen a China.

El impuesto es otra área de tensión. En 2018, Pekín implementó exenciones fiscales para empresas que contrataban trabajadores extranjeros. Inicialmente establecidas por 3 años, estas exenciones se prolongaron a 2 años debido a la presión de las empresas, especialmente las corporaciones multinacionales. A medida que este período está a punto de vencer, las empresas están solicitando otra extensión, advirtiendo que poner fin a las exenciones fiscales podría empeorar la fuga de cerebros en China. Según la Cámara de Comercio Europea en China, una empresa tendría que pagar 800,000 yuanes (más de $110,000) para contratar a un trabajador extranjero que se mude con dos hijos. Por lo tanto, las multinacionales también están considerando trasladar sus operaciones a otros lugares.

Algunos argumentan que China está aprendiendo a "prescindir" de los expatriados debido a la disminución en el número de trabajadores extranjeros. Frente a estrictos confinamientos y la partida de expatriados, las empresas de Shanghái han estado contratando cada vez más talento local en diversos niveles. Aunque esta tendencia ya se había notado, ha ganado impulso durante la pandemia. En lugar de buscar gerentes, ejecutivos y directores extranjeros, cada vez más empresas han estado recurriendo a la fuerza laboral local. Johnathan Edwards, director de la agencia de reclutamiento Antal en Shanghái, afirmó en una reciente entrevista de radio que observó una disminución en la "demanda de expatriados" y un aumento en las oportunidades laborales locales.

El futuro de la inmigración en China 

No obstante, China sigue siendo un destino atractivo para profesionales extranjeros, como se destaca en un estudio de HSBC publicado en junio de 2023. Este sentimiento es compartido por el gobierno de Shanghái. El estudio, realizado entre 7,000 participantes de 9 países diferentes, reveló que el 75% de los expatriados en la China continental expresaron su intención de quedarse en el país durante los próximos 12 meses. Zhang Jun, jefe de distribución, riqueza y banca minorista de HSBC para China, ve de manera positiva estas cifras, atribuyéndolas a la reapertura de China al mundo. El fin de la política de "cero Covid" ha contribuido a la reanudación del comercio internacional, lo que ha llevado al regreso de expatriados.

Pero, ¿qué hay de las perspectivas profesionales y las oportunidades futuras? Según la Cámara de Comercio Europea en China, el 85% de los extranjeros que abandonaron China indicaron que los desafíos experimentados durante el confinamiento no los motivan a considerar regresar.