Ygre en Turquía: debes estar decidido a trabajar fuertemente

  • Anfibir
Entrevista
Publicado hace 2 semanas

Ygre no decidió venir a Turquía, en realidad Turquía eligió a Ygre.

Anfibir

Anfibir

Nómada, liberal, trabajadora, responsable, amable, consiente, amante de la naturaleza y de la comprensión entre los seres vivos. Tengo mis opiniones, pero eso no excluye que pueda escuchar a los demás con el merecido respeto

¿Cómo decidiste Turquía como destino?

Yo no decidí venir a Turquía, en realidad Turquía me eligió a mí. Había estado pensando intentar emigrar a otro país, y estaba organizando los papeleos necesarios para ello, cuando un conocido de mi superior me dijo que estaban buscando a alguien que hablara inglés y español para una empresa en Turquía. Después de discutir los beneficios y las responsabilidades, tomé el cargo. 

¿Qué trámites has tenido que hacer para instalarte en Turquía?

En realidad, he tenido mucho apoyo de la empresa en donde estoy, empezamos con la tarjeta de transporte público, un seguro y la tramitación de un permiso de residencia, con lo cual pude empezar a buscar un sitio para vivir. Después de eso, necesité un permiso de trabajo. No he necesitado nada más. Ha sido un proceso bastante fácil (aunque largo) instalarme en Estambul, pero se debe al apoyo y la confianza que tiene la compañía en mí. Sé que este proceso es bastante complicado, por lo que no considero que mi experiencia sea comparable con otras personas que se instalan por su cuenta.

La Mezquita de Sultan Ahmet -- Anfibir

¿Fue fácil aprender el idioma?

Todavía estoy aprendiendo Turco. Después de mucho tiempo, puedo dar respuestas de una sola palabra y entender un poco de turco (con ayuda del lenguaje corporal). Este idioma es muy complicado para mí por las diferencias de letras y algunas fonéticas. Pero cuando aprendo palabras complicadas, me siento muy orgullosa y me motiva a seguir aprendiendo más. Lo mejor es tener a alguien de confianza que ayude con las frases del día a día.

¿Cuáles son las actividades más populares allí?

Uff... Hay muchas actividades populares. Pero principalmente, salir a comer o beber té o café son de las más frecuentes. Mi inicio de recorrer la ciudad se convirtió en un tour gastronómico de comida turca y otomana. Sin embargo, también hay muchas actividades sociales y deportivas: básquetbol, fútbol, festivales, caminar por los parques... Hay mucha vida diurna, y aunque la vida nocturna puede estar restringida en algunas localidades por la religión, en los lugares más turísticos se disfruta mucho durante el día y la noche. 

El Puente de Galata al anochecer -- Anfibir

¿Son acogedores los turcos?

A mi parecer, los turcos son acogedores y amables. A mí me han tratado muy bien, aunque hay claramente una diferencia entre cómo se tratan entre ellos y cómo tratan a los extranjeros. Pero indudablemente hay mucho calor de hogar y camaradería.

¿Qué es lo que más te sorprendió cuando llegaste a Turquía?

Cuando llegué a Estambul, lo que más me sorprendió fue la geografía de la ciudad. Es una ciudad que se ha ido reinventando a través de los años, es como si Estambul tratara de aferrarse a su historia dándole toques europeos y modernos a la arquitectura y urbanismo de la ciudad. 

El parque Emirgan de Istanbul durante la primavera, con sus tulipanes en flor -- Anfibir

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

De mi país echo de menos la comida típica, pues soy de Suramérica y hay varios productos que no se consiguen en Turquía. Extraño a mi familia, pues somos un grupo muy unido, y extraño el sentido del humor latinoamericano, el cual es muy diferente al sentido del humor europeo/asiático. Pero soy de espíritu nómada, me gusta estar y conocer lugares y culturas diferentes, de forma que estoy muy contenta con lo que estoy viviendo.

¿Qué te parece el estilo de vida turco?

El estilo de vida turco es muy diferente a lo que conozco. Yo estoy acostumbrada a un nivel de liberalidad y pluralismo que en en Turquía solo se ve en ciertas ciudades. Ciudades como Ankara, Antalya, Capadocia, Mersin, son bastante más conservadoras que Estambul. Las comidas tradicionales que son diversas y en grandes cantidades son algo nuevo para mi, el día a día con las llamadas a la oración de las mezquitas era algo nuevo para mí, que solo estaba acostumbrada a las campanadas de la iglesia durante la misa de la tarde o de los domingos. Hay muchas cosas diferentes, pero también muchas cosas similares que me son conocidas: la vida familiar, el respeto a la mujer, el fanatismo deportivo... 

La puesta de Sol desde el Parque Nacional Göreme, en Kappadokya -- Anfibir

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren mudarse a Turquía?

Mi consejo para aquellos que quieran mudarse a Turquía, es tener una mente abierta y estar dispuesto a aprender cosas nuevas, salir de la zona de confort y estar decidido a trabajar fuertemente. Traer de casa aquellas cosas que los harán sentirse cómodos a pesar de las dificultades.

¿Qué no deberían olvidar todas las personas que desean partir al extranjero?

Las personas que desean partir al extranjero no deberían olvidar el contacto con su origen, con las personas que quieren. Emigrar es muy difícil, no importa qué tan preparado se sienta uno; es diferente lo que sabemos que va a suceder y lo que sentimos cuando sucede. Uno nunca está preparado para el proceso psicológico que sucede al partir al extranjero, por eso es importante tener la vista puesta en el objetivo, y un apoyo emocional que le permita seguir el camino emprendido. Para mí, no ha habido nada más importante durante mi instalación en Turquía que el apoyo de mi familia y amigos diciendo que están orgullosos de mis logros.