Ricardo en Bielorrusia - ¡Sal con mucho valor y ganas de salir adelante!

  • Ricardo Montánchez Mateo
Entrevista
Publicado hace 2 semanas

Ricardo se mudó a Bielorrusia para comenzar un nueva vida. Aquí nos explica porque valió la pena.

Ricardo Montanchez

Ricardo Montanchez

Cuéntanos un poco de ti, ¿quién eres, dónde vives, a qué te dedicas?

Me llamo Ricardo Montánchez Mateo, tengo 33 años, de los cuales 16 viví en Perú, mi país del corazón, y tengo 17 años residiendo en Minsk - Belarús.

Ahora estoy casado, tengo una familia muy hermosa, trabajo como médico cirujano oncólogo en el Centro Republicano Científico-Práctico de Oncología y Radiología Médica N.N. Aleksándrov.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Cómo decidiste Bielorrusia como destino?

En realidad fue una decisión difícil y rápida a los 16 años. Yo estaba estudiando en una universidad peruana, tenía a mis familiares y amigos y no estaba muy seguro de dejar todo y a todos. Sin embargo, hubieron muchos motivos que me llevaron a tomar esta decisión, una de ellas fue seguir los estudios de medicina, que con el apoyo de mis padres se hizo realidad.

Quizás haya también influido a mi decisión el querer ser independiente y lograr algo con mis propias manos, y creo que lo logré. Desde el día que tomé la decisión hasta que pise tierra Bielorrusia, pasaron 30 días.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Qué trámites tuviste que hacer para instalarte en Bielorrusia?

Para tramitar una visa de estudiante, en primer lugar se tiene que obtener una invitación de estudios enviada por la universidad a la que postulas, luego se tramita la visa en el mismo aeropuerto en caso de que no haya consulado en el país de residencia, y luego en un plazo de tres días hábiles se tramita la registración temporal por un año.

Luego de tener 1 año de residencia legal en el país, se puede obtener la residencia. Ahora hay una ley que incluye a 84 países, que pueden entrar sin visa por un plazo de 30 días.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Fue fácil aprender el idioma?

No. Me costó mucho esfuerzo aprender el idioma. Al terminar los primeros seis meses quería regresar a casa, porque me iba mal con el idioma, pero por otro lado no quería darme por vencido ya que llegar a Belarús fue un esfuerzo muy grande para mis padres.

Entonces conversé con mi padre y me recomendó que practique el idioma no tanto con los libros, sino con práctica en la calle. Así lo hice, y al segundo año de universidad obtuve el segundo puesto en el Concurso Nacional de Ruso a nivel de extranjeros. El primer puesto lo obtuvo una chica de nacionalidad ucraniana (pues el ucraniano se parece al ruso). Entonces para mí eso fue como un primer puesto.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Cómo es tu vida cotidiana?

En estos momentos obviamente es diferente a la de un estudiante o aventurero, ya que tengo un horario de trabajo diario en el centro de oncología. Sin embargo, nosotros nunca salimos a la hora exacta ya que nuestras operaciones son muy duraderas y luego tenemos que atender a nuestros pacientes.

Mi esposa y yo trabajamos. Mi hija tiene cuatro años y medio, va al nido y también va a gimnasia artística, que le encanta. Trato de mantenerme en forma, voy a natación los domingos con mi hija, juego fútbol seguido con amigos latinos, bielorrusos y otros.

Tengo la suerte de vivir cerca de un lago hermoso e inmenso, y en verano a diario voy a correr un par de horas antes del trabajo.

Los fines de semana tratamos de escaparnos de la rutina y descansar, cenamos en algún café, con familiares de mi esposa o amigos, recibimos y también vamos de visita, concurrimos con mi hija juegos para niños.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Cuáles son las actividades más populares allí?

Aquí hay muchos lugares para poder visitar, muy interesantes, como el Museo de la Segunda Guerra Mundial, el teatro de ópera y ballet, que es hermoso, y el circo a donde llegan muchos artistas nacionales e internacionales. Además, hay muchos otros museos y teatros muy interesantes; en invierno en muchas plazas hacen pistas de hielo y se puede patinar gratis, lugares muy concurridos, restaurantes para todos los gustos.

Me encantan los parques, los bosques, los lagos, son lugares hermosos donde se puede pasar un lindo dia con amigos y familia.

Además de Minsk, hay otra ciudades muy bonitas y con mucha historia, como por ejemplo, la ciudad heroica de Brest.

Mi madre y hermanas llegaron de visita en noviembre para mi cumpleaños y les encantó.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Son acogedores los bielorrusos?

Sí, a mi parecer son muy buenos anfitriones, y siempre están dispuestos en ayudar si es necesario. He tenido la oportunidad de estar en casa de muchas familias bielorrusas y siempre han sido muy acogedores, amables, respetuosos y muy humildes.

¿Qué es lo que más te sorprendió cuando llegaste a Bielorrusia?

El frío. Nunca me imagine que se podría vivir en una congeladora. Hay temporadas que llega hasta –20 y aún así la gente va al trabajo y los niños a la escuela. Dieciséis años y aún no me acostumbro.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

Extraño mucho a mis familiares y amigos. Obviamente el clima, el océano, la comida y la diversidad de la naturaleza que existe en Perú. 

¿Qué te parece el estilo de vida en Bielorrusia?

Es un país muy tranquilo a diferencia de los países latinoamericanos y quizá algunos europeos,  el verano es muy caluroso y hay muchas actividades a comparación del invierno.

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren mudarse a Bielorrusia?

No traigan vestimenta de invierno, mejor comprarla aquí. Yo traje conmigo unas chaquetas y abrigos pero no están elaboradas para este frío.

Siempre cumplan con su registración y renueven a su fecha debida, en caso contrario tendrán que pagar una multa elevada o podrán ser deportados.

Traten de contactarse con alguien que ya lleve varios años viviendo aquí para que los pueda orientar en caso de emergencia.

Ricardo Montánchez Mateo

¿Qué no deberían olvidar todas las personas que desean partir al extranjero?

Antes que todo, el respeto: respeto a los espacios de cada persona. He vivido con otros extranjeros de diferentes países y muchos no respetan las horas de descanso, higiene, cosas ajenas ni tienen respeto por las costumbres y religión.

Si es que toman la decisión de salir de su país, pues salgan con mucho valor y ganas de salir adelante; encontrarán muchos obstáculos en el camino, caerán varias veces pero siempre podrán levantarse. Recuerden que muchos dependen y apostaron por ustedes, sean humildes y patriotas. ¡Todo está en tus manos y no están solos! ¡Estamos juntos!