Raquel en Alemania: No hay errores, sino aprendizajes.

  • Raquel Buxton
Entrevista
Publicado el mes pasado

Raquel no sabía lo que le esperaría cuando se mudo de España a Alemania. Aquí nos cuenta de su vida y sus retos.

Raquel Buxton

Raquel.aa

Cuéntanos un poco de ti, ¿quién eres, dónde vives, a qué te dedicas?

Me llamo Raquel, nací en Málaga, España, y desde hace 3 años vivo en Colonia, Alemania. Me dedico al mundo de la nutrición y cuidado personal a la vez que sigo formándome como terapeuta holística.

¿Cómo decidiste Alemania como destino?

Desde muy joven siempre he tenido el deseo de viajar y conocer otras culturas. A mis 19 años ya sentía la “necesidad” de salir de España y vivir en un país extranjero. Después de pasar un tiempo en Italia, en enero de 2015 mi madre tomó la decisión de mudarse a Alemania y me animó a mudarme también. En agosto de ese mismo año, sin saber muy bien lo que hacía pero siguiendo a mi intuición, me vine con 7 maletas (sin exagerar) al que es ahora mi nuevo hogar: Köln.

Raquel Buxton

¿Qué trámites has tenido que hacer para instalarte en Alemania?

El primero y más importante fue el “Anmeldung”, osea el certificado de empadronamiento alemán. También tuve que hacerme un seguro médico y otros muchos papeleos, ya que la burocracia alemana es infinita.

¿Fue fácil aprender el idioma?

He de decir que a mis 13 años ya empecé a estudiar alemán en Málaga, pero cuando me vine a Alemania no recordaba nada de lo aprendido. Hice un curso intensivo de 4 meses para tener el nivel B1, y la verdad es que salí del curso hablando poco.

Lo que realmente me ayudó fue empezar a trabajar, ya que ahí tenía que hablar el idioma sí o sí. Con eso y la música alemana, se me hizo muchísimo más fácil aprender el idioma. A día de hoy, hablo alemán fluido, aunque sigo teniendo fallos gramaticales (si tú que estás leyendo esto estás aprendiendo alemán, ya sabrás que Dativ, Akkusativ, Nominativ y Genitiv son tremendamente complicados...).

Caption

¿Cómo es tu vida cotidiana?

Ahora mismo mi vida es genial: tengo dos trabajos que me gustan, tengo ya muy buenos amigos, cada día conozco gente nueva y comparto mi vida con mi novio (alemán) y dos gatitos preciosos. A pesar de que no siempre ha sido difícil, la decisión que tomé hace 3 años de venirme a vivir a Alemania ha sido la mejor decisión de mi vida, ya que ha cambiado mi vida por completo.

Además, ahora comparto un poco de mi vida en mis redes sociales (“Raquel Buxton”) para inspirar y ayudar a otros a mejorar sus vidas, y esto me hace muy feliz.

Raquel Buxton

¿Cuáles son las actividades más populares allí? 

Colonia es muy conocida por el carnaval. El 11 del 11 a las 11:11 empieza el carnaval. En este día, da igual el frío que haga, verás a gente con los más disparatados disfraces en la calle, bebiendo, cantando típicas canciones de carnaval y disfrutando. 

En marzo hay una semana entera dedicada al carnaval: en esos días, puedes ir disfrazado hasta al trabajo (si te lo permiten).

Otra actividad muy conocida de Colonia son los mercados navideños. Esta es mi época favorita del año, ya que en diferentes puntos de la ciudad puedes encontrar mercados preciosos llenos de olores, colores y luces. Y algo que todo el mundo debe probar al menos una vez en estos mercados es el “Glühwein”, un vino rojo caliente, dulce y con especias. Os recomiendo el Glühwein con Amaretto, ¡es mi favorito!

En realidad, en Colonia todos los meses hay algo que celebrar. Por eso me encanta esta ciudad: nunca puedes aburrirte.

Raquel Buxton

¿Son acogedores los alemanes?

En general, los alemanes son personas amigables, respetuosas y de fiar. Una vez alguien me dijo que “una vez que te haces amigo de un alemán, éste será tu amigo para siempre”. Por supuesto, hay personas de todos los tipos y también hay muchos alemanes que cumplen con el estereotipo de “cuadriculados”, pero lo que dice la frase es verdad.

Mis amigos alemanes siempre han estado ahí para ayudarme con cualquier cosa, me han aceptado como una más y, encima de todo, ¡les encanta nuestro acento español! 

Raquel Buxton

¿Qué es lo que más te sorprendió cuando llegaste a Alemania?

Una de las cosas que más me sorprendió es lo bien educados que suelen ser los niños y jóvenes aquí. Ver a niños pequeños cederle el asiento a personas mayores en el tren es algo que nunca había visto antes en mi país natal.

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

Lo que más echo de menos ahora mismo es quizás la espontaneidad española, las playas de Benalmádena, los roscos de vino y el roscón de reyes. 

¿Qué te parece el estilo de vida alemana?

En general me gusta mucho el estilo de vida alemán y es algo que echo de menos cuando estoy de vacaciones en España. En Alemania, todo es más organizado y serio. También me gusta la profesionalidad de aquí, aunque no estoy de acuerdo con la mentalidad que hay sobre estudiar, ir a la universidad, etc. Aquí le dan demasiada importancia a un certificado.

Raquel Buxton

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren mudarse a Alemania?

Que vengan con mente abierta, preparados para la disciplina alemana y para aprender el idioma. Que se dejen llevar, no todo tiene por qué ser serio en esta vida. Y que no se junten solo con personas españolas o del país de donde vengan. Es importante juntarse con alemanes para integrarse más rápidamente.

Mi último consejo es que DISFRUTEN, que se tomen la vida como un juego y que no hay errores sino aprendizajes.

¿Qué no deberían olvidar todas las personas que desean partir al extranjero? 

Las personas que desean partir al extranjero no deberían de olvidar que va a haber momentos muy duros en los que pensarán: “¿qué hago en este país?”, “¿de verdad merece la pena todo por lo que estoy pasando? Con lo bien que estaba yo en mi país...”. Pero esto es sólo nuestro ego intentando que volvamos a la zona de comfort. Mudarte al extranjero es una decisión muy valiente, así que siéntete orgullosx de todo lo que has logrado y sigue adelante.

También es muy importante que se informen de todo lo que puedan sobre la vida en el país donde quieran ir. Antes de mudarme, me vine unos días a ver cómo era la vida aquí y si me sentía bien o no. Esto me ayudó muchísimo a tomar una decisión.

Y para las personas que quieran trabajar de lo que aman en el extranjero, les diría que nunca olviden su propósito. Puede ser que al principio tengan que trabajar en otro puesto para aprender el idioma o ganar dinero. Pero que esto no les haga olvidar su verdadero objetivo: trabajar de lo que aman. Que nunca dejen de luchar por lo que quieren.