Patricia en Estados Unidos: Aquí todo el mundo quiere ayudarte y tiene ganas de conocerte

Recomendaciones
Publicado el 2017-09-29 a las 09:24
La protagonista de esta semana es Patrícia, joven española ubicada en Santa Fe (Nuevo México) desde el pasado mes de enero. Nos cuenta como es su día a día y como se está adaptando a su nueva vida.

¡Buenos días, Patricia! Empecemos por una pequeña presentación. ¿De dónde eres? ¿Cuánto hace que vives en el extranjero? ¿Cómo te ganas la vida?

¡Buenos días! Soy de Madrid y llegué a Santa Fe (New Mexico) en enero. Estudio Periodismo y Traducción y hasta que me gradúe doy clases particulares de idiomas.

¿Por qué decidiste cambiar de país?

Por varias razones. La primera, vivir en EEUU ha sido siempre un sueño, como quien quiere ir de luna de miel a Venecia. Cuando llegó el momento de poder pedir una estancia internacional, vi que Santa Fe era un destino cálido, barato, con muchos inmigrantes, cerca de California y lo solicité. Segundo, me encanta el cine y la tele y siempre había querido pasar un tiempo en el país que domina los dos medios por excelencia. Y por último, había seguido muy de cerca las elecciones y me parecía un momento bastante interesante a nivel comunicativo/social para venir.

¿Qué trámites y formalidades has tenido que hacer para instalarte en los EEUU?

En la página del consulado español solicité un visado de estudiante (tipo F-1) para ir a Estados Unidos. Antes de concedértelo, hay que responder un montón de preguntas en la web. Cuando te avisan de que te lo han dado, vas en persona al consulado y haces una entrevista con un poli que te pregunta cuánto tiempo vas, para qué, nivel de inglés y si ya has estado antes. El último paso era que la universidad de destino le envíe a la de origen el I20, un documento entre instituciones que demuestra que hay un acuerdo para que vayas y lo piden en el control del aeropuerto según te bajas. Todo el proceso lleva un mes, más o menos. En el foro de Expat dicen que para trabajar, el visado es el tipo L-1.

¿Cómo fue tu instalación?

Fue genial. Volé de Madrid a Nueva York y estuve cinco días antes de ir a Santa Fe, así que mi primer contacto fue con NYC. El frío y las distancias fueron lo de menos porque quienes lo conocen saben que es una ciudad impresionante en todos los sentidos. La gente me pareció increíblemente amable, y eso de que los neoyorquinos tienen fama de ir a su bola; por ejemplo, según llegué al hotel conocí a una señora en el bar con la que sigo en contacto y estuvimos hablando cerca de dos horas. Lo mismo al día siguiente con un conductor de carro al que le pedí direcciones en Central Park. La llegada a Santa Fe igual, todo el mundo queriendo ayudarte e incluso con ganas de conocerte. A todos los amigos que vinieron conmigo de Madrid les pareció igual de acogedor.

¿Has tenido dificultades para adaptarte: la gastronomía, las costumbres, el clima...?

De gastronomía un poco, porque comer sano es caro y en los supermercados todo tiene azúcar y mucha grasa. No es que yo tenga una dieta impecable, pero a no ser que te hagas con una tienda donde comprar buena fruta y cosas para cocinar en el horno, lo vas a notar al volver.

De las costumbres, la única que destacaría es la de las horas de comer. En Santa Fe, comemos a las 12 de la mañana y cenamos a las 17h.

El clima lo noté un montón porque está a 2200 metros de altitud. Al principio me faltaba la respiración al andar deprisa y alguna vez me mareé un poco, pero el cuerpo se acostumbra pasado un mes o así.

¿Lo que más te sorprendió en los EEUU?

Lo emocionales que son y su sentido del humor. Me parto cada día en clase. No es que esperase que fueran fríos porque se sabe que es todo lo contrario, pero me encantó que la gente no duda en expresar su opinión y en general lo hacen con mucho respeto. Estuve en una clase de Ética en el anterior semestre y nunca había aprendido tanto en cuanto a comunicación y expresión. Si pasa algo malo, se organizan en seguida y así son más fuertes. Con todo lo que está pasando este año, ha sido curioso ver cómo reaccionan en primera persona. Es cierto que New Mexico es un estado democrático bastante liberal y con mucha población hispana, pero no significa que estén fuera de la realidad para nada y viviendo aquí todos los días con gente joven y adulta de Texas, Rhode Island, Pennsylvania, India, México… no creo que la gente esté tan dividida como dicen.

¿Cómo encontraste alojamiento?

La residencia en el campus era parte de la beca, así que eso ya estaba buscado previamente. Pero le pregunté lo mismo a una amiga que era de allí porque va a trabajar a Burbank y dijo que si tienes un amigo o familiar para compartir piso genial, y si no buscar algún sitio barato donde viva gente de tu misma edad, profesión, nacionalidad…

¿En lo que respecta a la vida laboral, es difícil para un expatriado conseguir trabajo en los EEUU?

Sí, diría que sí en general porque contratan antes a alguien nacido allí o que tenga la ciudadanía. Depende del campo y no conozco muchos casos de expatriados, pero por ejemplo mis primos se fueron a ser profesores con una beca del Ministerio de Educación y llevan en Minnesota desde 2013.

¿Es fácil hacer nuevos amigos? ¿Algún consejo?

¡Sí! Otros entrevistados, como Mario en California, coinciden en que la gente es extremadamente amable y yo añadiría auténtica. Es como si hubieran nacido con una personalidad extravertida. No todo el mundo, claro.

Consejos, no hablar de política y hacer muchos planes con ellos.

¿Qué te parece el estilo de vida en los EEUU?

Buena pregunta. Me encanta: mucha hermandad, colegueo, colaboración, respeto… Me siento como en casa y mejor porque estar tan lejos y solo es vivir fuera de tu zona comfort constantemente y así es como se crece. Me encanta estar en un sitio en el que hay tan buen rollo con los profesores, compañeros…

¿Cómo es tu vida cotidiana?

Me levanto a las 7.30, medito y me voy a desayunar a la cafetería del campus. Luego me preparo y me voy a clase. Salgo, comemos y voy al gimnasio. Después ceno y voy a la última clase. Por las noches entre semana solemos quedar para hablar o jugar al futbolín en el vestíbulo de la residencia. Los fines de semana en el tiempo que no hacemos cosas, intentar estar al día con las cosas de clase.

¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Cuáles son las actividades más populares allí?

Escribo críticas de cada peli que veo, así que intento no perderme ninguna peli que merezca la pena. Me gusta hacer entrevistas a alguien que trabaje en el mundo de la comunicación y del entretenimiento y en el gimnasio alquilamos bicis y vamos a algún café del centro, al centro comercial… En coche a ciudades cercanas como Albuquerque algún sábado… Esto es una facultad de arte y diseño así que a la gente le encanta escribir guiones y rodar cortos, bailar, preparar actuaciones, etc.

Venga mójate: lo mejor y lo peor.

Lo mejor es la sensación de estar en un sitio que te empuja a ser la mejor versión de ti mismo, en el que la gente se quiere y se busca para hacer cosas divertidas. Poder viajar en Spring y Summer break ha sido genial.

Lo peor… que la educación es un poco floja y trabajar en equipo es muchas veces hacerlo todo tú solo. Pero eso pasa en muchos sitios.

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren instalarse allí?

Ve solo si tienes algo sólido que te vaya a dar de comer, déjate llevar sin hacer ninguna tontería importante porque te abren una ficha por cualquier cosa, y haz amigos que tengan coche ;)

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país, España?

A mis amigos, mis hermanos y mis padres. Las bicis eléctricas porque aquí todo está muy lejos y es caro desplazarse, y algún parque grande.

¿Con qué frecuencia te ves o comunicas con tu familia? ¿Qué medios de comunicación utilizas?

WhatsApp solamente porque como ahora también se puede llamar por ahí, no gastas nada. Facebook lo usaba para subir alguna foto.