Todo lo que necesitas saber sobre la nostalgia de los expatriados

  • Shutterstock
Artículo
Publicado 2019-08-08 06:01

Los registros de expatriados datan del siglo VIII a. C., en el antiguo poema épico griego de Homero, Odyssey. A lo largo de su peligroso viaje de 20 años, Odiseo encontró consuelo con la esperanza de que algún día besara el suelo de su tierra natal y viera a su familia. Hoy en día, la expatriación está tomando formas más ligeras, en parte debido a la tecnología y la facilidad de viajar. Sin embargo, los síntomas de perturbación y mal humor son característicos entre los que sufren de nostalgia.

¿Qué es la nostalgia de expatriados?

Primero, el médico griego Hipócrates (460-377 aC) describió cómo los cambios topográficos podrían influir en el bienestar de uno. En 1688, Johannes Hofer introdujo el término "nostalgia", que deriva de las palabras griegas nostos (retorno) y algos (dolor), para explicar una enfermedad debido al desplazamiento geográfico. Durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, el diagnóstico de nostalgia entre los soldados estadounidenses era común y el tratamiento absurdo. 

Hoy, la expatriación es una parte central de nuestra identidad como seres curiosos y ambiciosos, y la adaptabilidad se celebra como sensibilidad cultural. La movilidad, a menos que se imponga debido a circunstancias feroces como la guerra y los desastres naturales, está mucho menos asociada con el dolor y más relacionada con el éxito, la prosperidad y el crecimiento personal. La "Nostalgia" define un anhelo sentimental por el pasado, y en otro sentido también describe la sensación de anhelo por el hogar durante un período de ausencia. 

Qué formas puede tomar la nostalgia de expatriados 

Dependiendo del individuo y su contexto (por ejemplo, experiencia de expatriado anterior, edad, habilidades sociales, cultura del país anfitrión, etc.), la nostalgia de expatriados puede afectar a alguien a nivel emocional, cognitivo y somático. Además, a menudo, la nostalgia de los expatriados interfiere con la vida social y profesional. 

Precisamente, una persona que está atravesando una crisis de expatriados puede sentir apatía, que generalmente se expresa como falta de interés y alegría. La misma persona puede estar obsesionada con los pensamientos sobre el hogar y la ilusión de que todo sobre su país de origen es perfecto, mientras que el país anfitrión es terrible. Los síntomas físicos de la enfermedad de los expatriados incluyen, entre otros, fatiga, insomnio o hipersomnia, llanto, pérdida de apetito o comer en exceso. 

¿Por qué se sienten tristes los expatriados?

La nostalgia es la angustia y el deterioro funcional debido al mal ajuste al nuevo entorno social y/o físico. Un evento impredecible o disruptivo en el país anfitrión (p. Ej., Robo) puede desencadenar la nostalgia de expatriado. Del mismo modo, la llamada para aprender nuevas rutinas (por ejemplo, en lugar de tomar el metro para ir a trabajar, ahora debe conducir en el tráfico) puede provocar nostalgia. Además, las primeras impresiones negativas del país de acogida pueden dar lugar a una temprana nostalgia de expatriados, decepción y bajas expectativas de vida en el nuevo entorno.

La nostalgia de expatriados es el resultado de extrañar lo familiar, que puede ser cualquier cosa, desde familiares, amigos y el paisaje hasta comida, marcas e incluso olores y sonidos. Vale la pena señalar que la nostalgia de los expatriados fluctúa a lo largo de los días, e incluso dentro del mismo día. Por ejemplo, es más probable que experimentes la nostalgia de expatriados después de un mal día en el trabajo o después de que un amigo haya abandonado el país.

Cómo controlar la nostalgia de expatriados

La mejor manera de minimizar la frecuencia e intensidad de la nostalgia de expatriados durante tu vida de expatriado es obtener de antemano tanta información como sea posible sobre su destino. Estar bien preparado sobre qué esperar es la clave para reducir la decepción y poner tu mente en modo de adaptabilidad. Además, trata de no exagerar el miedo a la nostalgia de antemano porque las ideas preconcebidas y los sesgos cognitivos tendrán un impacto negativo en las decisiones y juicios. 

Aquí hay varios consejos prácticos que te ayudarán a lidiar con la nostalgia de expatriados. 

  • Se curioso acerca de tu país anfitrión y trata de despertar al explorador dentro de ti con la mayor frecuencia posible organizando escapadas de fin de semana, cenando en nuevos restaurantes y asistiendo a eventos sociales. 
  • Haz que tu nuevo espacio se sienta como en casa. No recomendamos que dupliques tu hogar anterior en tu país anfitrión, pero te sugerimos que cree un ambiente cómodo y agradable que te haga sentir seguro y relajado. Te prometemos que el dinero que gastaste en esos marcos y macetas es dinero bien gastado.
  • En lugar de castigarte por no poder adaptarte al cien por cien, permítete seguir los viejos hábitos, como una actividad que amas (por ejemplo, yoga, senderismo, pintura, etc.). 
  • Invita a amigos o familiares de tu país de origen a tu país anfitrión. Planificar un viaje con personas conocidas te dará algo que esperar y la oportunidad de ver más de tu país anfitrión.  
  • Conéctate con la comunidad de expatriados y expresa tus sentimientos de la nostalgia de expatriados, ya que es muy probable que encuentres personas que pasen por el mismo proceso para apoyarte. Recuerda que no hay vergüenza en sentirte deprimido debido a la nostalgia del hogar, y que la tristeza de los expatriados es solo una pequeña parte de una experiencia de expatriado que cambia la vida y es gratificante. 

Lo que dicen los expatriados sobre la nostalgia

Anne, una expatriada alemana en Mauricio, ha establecido un mecanismo de defensa para ayudarla a vencer la tristeza de los expatriados. “Me conecto con otros y disfruto de las cosas que me gustan aquí. Esto trae de vuelta la positividad en la vida y me recuerda los placeres en lugar de los aspectos negativos de vivir en un país diferente ", dijo.

Raheema, de Canadá, ha sido expatriada en Ruanda durante los últimos tres años. Cuando le preguntamos qué tan bien se siente que se ha adaptado a la vida en Ruanda, ella respondió: "Me tomó un año adaptarme a estar lejos de mi familia, y ser una nueva madre con un niño de ocho meses fue una lucha". primero. Ahora he aprendido a amar a Ruanda. Es un lugar hermoso, y disfruto mi vida aquí. Creo que, en última instancia, puedes ser feliz en cualquier lugar si eres feliz contigo mismo ". 

Cuando se siente deprimida, Raheema recurre a las cosas que ama: "Enfrento el estrés o la melancolía a través de la meditación y el yoga. Me ayuda físicamente a liberar endorfinas y mentalmente a liberar cualquier negatividad o pensamientos innecesarios. También escribo mucho en un diario y me encanta pintar. Considero que las tres formas de lidiar con la nostalgia son muy terapéuticas”.

Le preguntamos a Lynn, una expatriada estadounidense en Grecia durante más de siete años, qué es lo que más extraña de su país de origen. Ella respondió: "Mis amigos. Crecí en el área de la bahía de San Francisco y pasé 15 años viviendo en la ciudad de San Francisco. Tengo un amplio círculo de amigos, muchos de los cuales crecí. Los primeros dos años en Grecia, eché de menos tener personas con las que tuve un pasado compartido. Tomó tiempo y energía restablecer quién era en un lugar nuevo con gente nueva. En estos días es más fácil. Tengo amigos en Atenas que he conocido casi todo mi tiempo aquí, así que estamos empezando a construir nuestro propio pasado compartido”.

Iva es de Bulgaria y, desde 2010, Alemania ha sido su país anfitrión. “Todos estos años, viajo a Bulgaria dos veces al año porque extraño a mis padres y amigos. A veces desearía poder ir a descubrir otros lugares, pero en ese caso, no vería a mis padres. Es una decisión difícil de tomar ”, admite.