Cómo lidiar con un entorno laboral tóxico como expatriado

Últimas noticas
  • patron qui crie sur son employe
    Shutterstock.com
Escrito por Asaël Häzaq el 13 mayo, 2024
Tu vida de expatriado podría ser diferente del sueño que imaginaste en un ambiente laboral pobre, con una comunicación deficiente, una jerarquía excesiva, etc. Hay una brecha entre tú y tu empresa, y el entorno tóxico te hace reconsiderar tu estadía en tu país anfitrión. ¿Cómo puedes superar esto? Aquí tienes algunos consejos.

Cuando el entorno laboral se vuelve tóxico

Es posible que te reconozcas en esta situación: recién llegado a tu país anfitrión, quieres causar una buena impresión y no perderte ninguna oportunidad. Estás entusiasmado y aprovechas cada oportunidad para mostrar tus habilidades. Sin embargo, a veces pasas por alto las señales de advertencia y no estás seguro de cómo revertir el curso cuando te das cuenta de que tu entorno laboral no es ideal. Alternativamente, la toxicidad en tu lugar de trabajo puede haberse desarrollado con el tiempo. Los primeros meses o años transcurrieron sin problemas, pero las cosas se deterioraron gradual o repentinamente (debido a un cambio en la dirección o en el departamento). Pero, ¿qué puedes hacer cuando has notado un deterioro en tus condiciones laborales?

Cómo identificar un entorno de trabajo tóxico

Para reconocer una cultura laboral tóxica, primero debes eliminar la idea errónea de que el problema radica en ti. Mudarse al extranjero, aprender el idioma de un país extranjero y adaptarse a la cultura laboral local es un desafío constante. Sin embargo, las dificultades que enfrentas en el trabajo no deben confundirse con un entorno tóxico. Del mismo modo, las tensiones laborales ocasionales no necesariamente significan un entorno tóxico. Sin embargo, la tensión crónica y las dificultades pueden contaminar el ambiente laboral.

Aquí hay algunas señales que pueden ayudarte a identificar un entorno de trabajo tóxico:

Tu trabajo no coincide con su descripción inicial

Aunque un trabajo puede definirse de manera diferente dependiendo del país, tu situación está claramente lejos de lo que la empresa extranjera indicó en la descripción del trabajo. Ni el título del trabajo ni las responsabilidades coinciden con tus expectativas, y estas diferencias claramente te ponen en desventaja.

Estás enfrentando discriminación

El artículo 23 de la Declaración Universal de Derechos Humanos afirma que "toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de empleo, a condiciones justas y favorables de trabajo [...] Toda persona, sin ninguna discriminación, tiene derecho a igual salario por trabajo igual". Muchos países han implementado regulaciones para combatir la discriminación. Sin embargo, en la práctica, la discriminación aún afecta tanto a expatriados calificados como a aquellos en trabajos precarios, siendo estos últimos más expuestos.

Cultura de secreto, falta de comunicación abierta

En un entorno tóxico, se desalienta la comunicación abierta. En cambio, la empresa opera en círculos y con una jerarquía rígida. Rápidamente te harán olvidar las prácticas de tu país de origen y adoptar las de tu nuevo empleador. No conformarse se ve como desobediencia, lo que puede llevar a posibles sanciones. Crear lazos con los colegas es difícil, ya que el entorno desalienta la socialización. Sin embargo, el favoritismo prospera, lo que lleva a la secrecía, el chisme y la traición.

Jerarquía excesiva

Estabas acostumbrado a compartir tus opiniones y ser proactivo. Pensaste que podrías aportar estas habilidades a tu empresa extranjera, pero ahora estás aprendiendo a memorizar el organigrama de la empresa y evitar errores. Solo puedes hablar con tu superior inmediato. La comunicación es vertical y rígida, siempre de arriba hacia abajo. Si estás en la parte inferior de la jerarquía, tu único papel es seguir las reglas de la empresa. Incluso si estás en un cargo directivo, tu discurso aún está limitado por tus superiores.

Sentimientos de culpa y aislamiento

¿Tu empresa extranjera proporcionó capacitación intercultural? ¿Tienes un mentor o una persona de referencia? A menudo, un entorno tóxico te aísla. El ambiente dañino fomenta la sospecha (¿en quién puedes confiar?). Te culparán por cada error y siempre se te presumirá culpable.

Otras señales de un entorno tóxico incluyen una alta rotación de personal, licencias por enfermedad frecuentes, falta de "colegas" reales (solo "competidores"), crecimiento profesional estancado, gerentes ausentes, comunicación corporativa poco clara y "colegas" desinteresados.

Lugares de trabajo tóxicos: ¿Deberías quedarte o irte?

Para tomar la decisión correcta, tómate el tiempo para analizar tu situación y hacerte las preguntas correctas:

  • ¿Cuánto tiempo ha estado ocurriendo esta situación?
  • ¿Es esta tu primera experiencia en un entorno tóxico en el extranjero?
  • ¿Eres el único trabajador extranjero que enfrenta esta toxicidad? ¿Están experimentando lo mismo otros empleados extranjeros o locales?
  • ¿Qué tipo de permiso de trabajo tienes? ¿Está vinculado a tu empleador?
  • ¿Dónde reside la toxicidad en tu empresa (dirección, colegas, liderazgo, etc.)?
  • ¿Has notado algún comportamiento anormal (alta rotación de personal, renuncias frecuentes o licencias por enfermedad) o violaciones de las leyes locales (incumplimientos de seguridad, horas extras no pagadas)?
  • ¿Cuáles son las leyes laborales del país anfitrión con respecto a la protección de los trabajadores? ¿Existen medidas específicas para proteger a los trabajadores extranjeros?
  • ¿Existen organizaciones que defienden a los trabajadores inmigrantes en tu ciudad? ¿Qué apoyo ofrecen?
  • ¿La toxicidad ha afectado tu interés en el trabajo, la ciudad o tu proyecto de expatriación? En caso afirmativo, ¿cómo?

Los países varían significativamente en su protección de los trabajadores extranjeros. El primer paso es comprender las leyes laborales de tu país anfitrión. Ante los primeros signos de toxicidad, intenta el diálogo y la resolución amistosa. Si no estás solo enfrentando toxicidad, considera comunicarte con grupos de defensa de los trabajadores o servicios de inmigración. El costo psicológico de un entorno laboral tóxico puede eclipsar tu estadía en tu país anfitrión, por lo que el apoyo profesional externo es crucial.

Cómo lidiar con un entorno laboral tóxico en el extranjero

Como muchos expatriados, es probable que hayas luchado arduamente para obtener tu visa de trabajo. A pesar de las políticas de inmigración más abiertas en algunos

 países, las visas de trabajo siguen siendo difíciles de obtener, lo que te lleva a perseverar a pesar de un entorno tóxico. Sin embargo, trabajar en un entorno así afecta no solo tu vida profesional sino también tu vida personal. Dejar este entorno es a menudo la única salida, ya que la toxicidad puede tener graves consecuencias para la salud física y mental.

La importancia de buscar apoyo profesional

¿Cómo puedes superar esta situación? Es posible que pienses que has fracasado en tu nuevo emprendimiento en un país extranjero, pero para evitar auto culpabilizarte, busca apoyo antes, durante y después de tomar decisiones. Puedes consultar a un médico en tu país anfitrión. Idealmente, encuentra uno que comprenda tu situación. Muchos países afirman priorizar la salud mental en el trabajo, pero a menudo hay una brecha entre declaraciones y medidas prácticas. También puedes consultar a un coach de expatriación.

Tu apoyo abordará aspectos profesionales, personales y posiblemente legales (problemas de visa, demandas contra la empresa). Este enfoque integral tiene como objetivo restaurar tu confianza y reenfocar tus objetivos. ¿Cuál es tu situación después de esta experiencia (salud mental, finanzas, proyecto de expatriación)? ¿Cómo ves ahora el trabajo y tu país anfitrión? ¿Tienes nuevas aspiraciones? No necesitas responder estas preguntas de inmediato.

Superar una expatriación económica tóxica lleva tiempo. Antes de solicitar un nuevo trabajo o embarcarte en otro proyecto, intenta separar la empresa del país anfitrión. Si tus finanzas lo permiten, viaja dentro de tu país anfitrión (o simplemente explora la ciudad). En resumen, tómate tiempo para ti mismo y gana perspectiva. Una experiencia negativa no significa que hayas fracasado.