Actualizado hace 3 años

Antes de que termine la temporada estival, si tenemos ocasión de hacer un salto en Italia, podemos vivir una emoción distinta o satisfacer nuestra necesidad de descargar adrenalina con una experiencia única e inolvidable, realizando uno de los famosos "vuelos del ángel".


Se puede experimenta la emoción de volar sobre las montañas y valles, solos o acompañados por un amigo o pareja, suspendidos en el aire con un cable de acero. En Italia existen cinco lugares donde se puede hacer realidad uno de los sueños del hombre, sin motores y en total seguridad.
Es posible elegir entre varias opciones, para quienes prefieren las emociones fuertes o simplemente para experimentar sin alejarse demasiado de la superficie, circundados por el bosque o atravesando quebradas entre las cadenas montañosas. 


En Emilia Romagna, en los apeninos, se encuentra un pequeño poblado llamado Busana, allí se puede disfrutar en familia, pues existen recorridos para todas las edades, con cables que cruzan entre los árboles del bosque a unos 10 metros de altura y se cubren distancias que no superan los cien metros de longitud.


En Trentino-Alto Adige, otro pequeño poblado llamado San Vigilio, alberga instalaciones para quienes estén interesados a desafiar el vértigo. Se puede estar colgados sobre el bosque a un centenar de metros de altura y recorrer una distancia de poco más de 3 kilómetros.
En el Veneto, más precisamente en San Tomaso Agordino al pie del Monte Civetta. Existe un cable teleférico a unos 150 metros de altura, que permite bajar a toda velocidad por un desnivel de alrededor de 1600 metros, con el marco incomparable de los Dolomiti. Las rutas son dos, consecutivas y la duración del vuelo es de cerca de 40 minutos. 


Para los más experimentados y amantes de las descargas intensas de adrenalina, existen otras destinaciones en las que se puede "volar" más alto, más veloz y por distancias más importantes, mediante cables que se extienden entre montañas y conectan diferentes poblaciones.

En la región Basilicata, en el pequeño poblado de los Dolomiti Lucane llamado Pietrapertosa, se puede realizar el "vuelo del ángel", en solitario o en pareja, mediante un cable de acero que conecta este pueblo con Castelmezzano a poco más de 1500 metros de distancia durante 80 largos segundos a una altura máxima del suelo de 450 metros. Por supuesto, los vuelos son dos, ya que existe también el de regreso, sobre volando las formaciones rocosas, en algunos casos con formas caprichosas y espectaculares, tanto que algunas han sido bautizadas con nombres como: águilas, búho o la boca del león.


En el otro extremo de la península, en la región Lombardía, más precisamente en Albaredo per San Marco, se puede realizar otro vuelo entre montañas que une a los pequeños pueblos de Bema y Albaredo, sobre volando Morbegno, en Valtellina, disfrutando del valle de Bitto. Incluso aquí se puede hacer volar en pareja. También se trata de un doble vuelo, con un viaje de ida más lento que el de regreso.Para obtener más información sobre horarios y precios, cómo llegar a las estaciones y demás detalles, recomiendo visitar los sitios web de las atracciones.
 

Nos esforzamos para que la información proporcionada sea precisa y actualizada. Sin embargo, si observas errores, no dudes en comunicárnoslo dejando un comentario abajo.