Sobre Tailandia


El Reino de Tailandia, antes conocido como Siam, es un paraíso tropical en el sudoeste de Asia que atrae a personas de todo el mundo con su clima cálido, deliciosas comidas, impresionantes templos, escondites en la selva y playas idílicas.

Dividido en 76 provincias, Tailandia tiene una superficie de 513.120 km² y comparte fronteras terrestres con Malasia, Myanmar, Camboya y Laos. Su bulliciosa capital de Bangkok, es una atracción principal por sus numerosas opciones de entretenimiento, compras, cultura y gastronomía, además de que la ciudad sirve como una central de viajes en la región.

Tailandia tiene un clima tropical con dos estaciones principales: una temporada seca y otra húmeda. Sin embargo, estas pueden variar dependiendo de la región. La temporada seca por lo general dura de noviembre a mayo y puede tornarse extremadamente calurosa entre marzo y mayo. Por tanto, los monzones del sudoeste esperaran de mayo a octubre, pero la lluvia tiende a caer en ráfagas cortas y fuertes, por lo que es posible disfrutar del sol durante este período.

Sin embargo, en gran parte del país en la mayoría de las épocas del año, a menudo es cálido y húmedo en comparación con los climas occidentales, aunque puede ser más fresco en las selvas y en las colinas del norte.

Según el Banco de Datos del Banco Mundial, habían 68,9 millones de personas viviendo en Tailandia para finales del 2016, y la mayor densidad de población se puede encontrar en Bangkok, donde hay más de 9 millones de personas.

La mayoría de los tailandeses practican el budismo, aunque las provincias más meridionales del país tienen una población de aproximadamente 80% de musulmanes malayo-hablantes y existe un conflicto étnico y una insurgencia separatista en curso en esta región.

El idioma oficial de Tailandia es el tailandés, a veces denominado tailandés siamés, tailandés central o incluso tailandés de Bangkok, y se enseña en la mayoría de las escuelas. Si bien casi todos entienden el idioma, muchos dialectos étnicos y regionales también se siguen hablando. Estos son de particular interés en el norte, noreste y sur del país.

La escritura tailandesa se basa en un alfabeto adoptado de los Khmers en Camboya, que se dice que fue estandarizado durante el reinado del Rey Ramkhamhaeng. Afortunadamente para los expats, las señales de tránsito suelen escribirse tanto en tailandés como en inglés.

El inglés también se considera un segundo idioma para muchos ciudadanos, especialmente para los que viven en Bangkok, Chiang Mai y en las islas, como resultado de la floreciente industria del turismo en estos lugares. Las palabras y expresiones de una mezcla de tailandés e inglés han comenzado a surgir entre la generación más joven, y esta forma de hablar se conoce como Tinglish o Thaiglish.

El final de la monarquía absoluta en Tailandia fue en 1932, cuando Tailandia se convirtió en una monarquía constitucional, por lo que la autoridad legal del Rey se redujo en gran medida a la del Jefe de Estado. Desde esta fecha, el primer ministro ha sido responsable de administrar los asuntos del gobierno, pero la monarquía sigue siendo una institución muy venerada.

La política tailandesa ha estado altamente polarizada y ha habido varios choques y cambios entre el gobierno representativo y el gobierno autoritario desde 1932. Muchas personas argumentan que, a pesar de los frecuentes cambios en el gobierno, los golpes y los levantamientos de masas, la monarquía, que era la autoridad moral de la nación bajo el querido rey Bhumibol Adulyadej ayudó a mantener un nivel de paz, unidad y estabilidad. El rey Bhumibol era muy popular entre su pueblo y ejerció gran influencia sobre su reinado de siete décadas, pero luego de décadas de agitación política, un golpe de estado en mayo del 2014 resultó en el control del gobierno por parte de los militares hasta el final de su vida en octubre del 2016.

El general Prayuth Chan-ocha, quien dirige el Consejo Nacional de Mantenimiento de la Paz y el Orden (NPOMC), tomó el poder en este golpe de un gobierno civil electo, y fue nombrado Primer Ministro por el parlamento designado por los militares. El ejército de Tailandia ha tomado el poder 12 veces desde el final de la monarquía absoluta en 1932.

El rey Bhumibol murió en octubre de 2016 a la edad de 88 años, fue el monarca con el reino más largo del mundo, y su hijo, el rey Maha Vajiralongkorn Bodindradebayavarangkun, conocido como el rey Rama X, que es el décimo monarca de la dinastía Chakri, fue proclamado rey en una ceremonia que tuvo lugar 50 días después de la muerte de su padre.

La constitución ha sido recientemente alterada a petición del nuevo rey, y los cambios restablecen la influencia de la monarquía sobre procedimientos importantes y en momentos de crisis políticas. Este nuevo estatuto introduce un sistema electoral diferente y, bajo el nuevo sistema, los expertos creen que Tailandia tiene más probabilidades de tener gobiernos de coalición rebeldes, y los miembros del Senado que serán determinados por el gobierno elegido militarmente estarán obligados a seguir los planes de los militares por los próximos 20 años para Tailandia.

Se podría decir que la tasa de crecimiento económico y el estatus de Tailandia entre las principales potencias de la región se han desacelerado, como resultado de la reciente oscilación política entre el gobierno militar y civil, así como también por la lentitud de la demanda mundial y nacional. Sin embargo, sigue siendo la segunda economía más grande del sudeste asiático y está avanzando en la reducción de la pobreza. En el 2013, se introdujo una nueva política de salario mínimo, así como nuevas reformas tributarias diseñadas para reducir la tasa de personas de ingresos medios. Hay una inflación relativamente baja, una tasa de desempleo bajo, y el gasto público en infraestructura ha ayudado a darle un impulso a la economía.

Tailandia tuvo un PIB de USD406.840 millones en el 2016 y se espera que la economía tailandesa crezca un 3,2% en el 2017. El país depende en gran medida de sus sector industrial y de servicios; y las exportaciones, incluidos los alimentos procesados, la electrónica, los automóviles, los repuestos automovilísticos y los productos agrícolas, representan aproximadamente dos tercios de su PIB. El turismo y la inversión extranjera también juegan un papel muy importante.