Sobre Austria


Austria tiene mucho que ofrecer a su comunidad de expatriados, desde una ubicación estratégica en el corazón de Europa hasta un rico patrimonio cultural y buena calidad de vida.

El país tiene siete vecinos europeos, un escenario montañés al sur y al oeste donde se encuentran algunos de los mejores resorts de esquí, además de zonas densamente boscosas.

Las principales actividades económicas, intelectuales y comerciales de Austria se llevan a cabo en su capital, la imperial Viena. Una cuarta parte de la población de Austria vive ahí y es también la ciudad alrededor de la cual gira la vida de la mayoría de de los expatriados. Muchas organizaciones internacionales (instituciones de las Naciones Unidas, ONGs y empresas energéticas) tienen su sede en Viena. Tanto grandes organizaciones como profesionales se benefician del acceso de Austria al mercado único europeo, de su proximidad a mercados emergentes como Hungría y la República Checa, de un sistema bancario privado ejemplar y un fomento continuo al espíritu emprendedor, con especial énfasis en el emprendimiento social.

Pero Viena combina exitosamente el pasado con el presente, y de un momento a otro los visitantes se ven transportados a un tiempo en que bailarines de vals animaban los palacios y las casas de Ludwig van Beethoven y Wolfgang Amadeus Mozart rebosaban música.

Los austríacos son muy respetuosos de su equilibrio trabajo-vida y están orgullosos de ello; trabajar no debería significar sacrificar tiempo en familia o quedarse en la oficina hasta altas horas. También encuentran razonable pagar impuestos más altos cuando esto significa tener cubiertas una educación y asistencia sanitaria de alta calidad.