Fernanda en España: Disfruta de la experiencia porque una vez sales de tu país, ya nada volverá a ser igual

Entrevista
Publicado el año pasado

Fernanda se expatrió como estudiante hace más de diez años, actualmente vive en Barcelona y compartió con nosotros su experiencia como expatriada, mamá y además blogger.

Fernanda Russian

Mamá y emprendedora. 

Blogger de estilo de vida y belleza.

 

 

Empecemos por una pequeña presentación. ¿De dónde eres? ¿Cuánto hace que vives en el extranjero? ¿Cómo te ganas la vida?

Hola! Soy Fernanda...Lo primero de todo, soy una feliz mamá de dos niñas pequeñas, casada con el mejor odontólogo del mundo mundial. Y ahora viene el resto, soy venezolana y desde hace un tiempo, española. Vivo en Barcelona desde hace más de 10 años, soy Blogger-Instagramer, diseño páginas webs y blogs y también creo contenido para Redes Sociales de otras personas/empresas. Soy de Valencia, Venezuela..la ciudad de las naranjas dulces ;) Justo este Octubre cumplimos 11 años de haber llegado a Barcelona .

¿Por qué decidiste cambiar de país?

Mis padres estudiaron fuera de Venezuela antes de conocerse, y crecí escuchando sus historias sobre esas experiencias cuando vivieron fuera, lo bien que la pasaron o como disfrutraron esos años así que no podía evitar soñar con “irme a estudiar fuera” hasta que lo hice. Casualmente los padres de mi esposo también estudiaron fuera y teníamos esas mismas ganas de hacerlo. Nos vinimos siendo novios, estudiamos nuestros masters, nos casamos y tuvimos nuestras hijas en Barcelona. Nuestros planes siempre fueron volver, pero no fue hasta que nació nuestra segunda hija que viendo que Venezuela no podría ofrecernos la vida que nos ofrecía España, decidimos cambiar de planes y cambiar el chip. Dejamos de estar como en modo turistas de paso a asumir que durante el tiempo que sea necesario, Barcelona sería nuestro hogar.

¿Qué trámites y formalidades has tenido que hacer para instalarte en España?

Mi caso siempre digo que no fue complicado. Opté por una beca muy importante en Venezuela, me la concedieron, y ya con eso, solo fue sacar la Visa de Estudiantes en el Consulado de España. No tuve que hacer gran cosa, no demostrar cierta cantidad de ingresos o ahorros, porque con la constancia de la fundación conforme era becaria fue más que suficiente. Mientras estuvimos aquí, un cambio de ley ayudó a mi esposo a tener la nacionalidad española (su madre y abuela son españolas). Cuando esto pasó nos casamos, el primer paso fue cambiar mi residencia de estudiante a residencia como "familiar ciudadano de Unión" y al año de casados, solicité la nacionalidad española que tardaron 2 años en dármela (este último trámite fue el más complicado por la cantidad de documentación que solicitan). Lo bueno de España es que estos trámites son relativamente sencillos y no necesitas de un abogado o gestor para conseguirlos.

¿Cómo fue tu instalación?

Eso si fue un poco duro, aunque fue un período muy corto. Imagínate, llegamos mi esposo (en ese momento novios) y yo a Barcelona sin conocer nada de la ciudad, los primeros días nos quedamos en casa de unos familiares de él que nunca habíamos visto antes, pero que nos recibieron con los brazos abiertos. Llegamos en 2006, justo antes de la crisis económica de España, la economía parecía ir muy bien y nadie nos quería alquilar un piso porque no teníamos una “bendita nómina” que garantizara que podíamos pagar ese alquiler. Finalmente terminamos alquilando el piso con el metro cuadrado más caro de Barcelona -era mínimo y carísimo- gracias a que los familiares de Oswaldo nos ayudaron sirviendo de garantía en caso de que nosotros no pudiéramos pagar. Fue tan solo un mes lo que estuvimos así pero nos pareció una eternidad. Una vez mudados, la cosa fue fluyendo y al poco tiempo pudimos cambiar de piso, sin mayor problema.

¿Has tenido dificultades para adaptarte: la gastronomía, las costumbres, el clima?

Yo soy bastante adaptable, la comida me encanta, doy dos besos al saludar, desayuno al despertarme y a media mañana lo vuelvo a hacer, o como dirían en Cataluña: hago el “esmorzar” (se lee esmurzar, que es lo mismo que desayunar). Llamo “la comida” únicamente a la hora del almuerzo latino, me acostumbré a que las niñas llamen a sus profes por el nombre y a decir deberes en lugar de tareas. Siempre veo el lado más positivo de todo e incluso logro ver cosas buenas en aquellas que no me gustan tanto. Pero si tengo que decir algo, es el clima, mi cuerpito caribeño no soporta tanto frío durante tantos meses, por suerte Barcelona no es una ciudad demasiado fría si la comparas con otras ciudades de España o Europa.

Sobre las costumbres, a las buenas me he adaptado súper rápido. Por ejemplo aquí todo empieza (colegios, trabajo, tiendas..) entre las 9 y 10 de la mañana, y con lo que siempre me costó despertarme a las 6am en Venezuela, me acostumbré muy rápido.

¿Lo que más te sorprendió?

Lo distinto que es España comparado con América en general. Antes de venir a España uno tiene la idea de que las cosas se parecerán un poco porque solemos encontrar similitudes entre países de Latam o incluso con EEUU, pero no. No hablamos igual, las marcas favoritas de aquí son otras. Las lavadoras son diferentes  (lavan muy muy muy  lento en comparación con las americanas) y no les gusta usar secadora,  ver una nevera de 2 puertas verticales (las llaman americanas aquí) es casi como ver extraterrestres.  Los horarios son distintos para comer, trabajar, dormir. La forma en la que te diriges a los profesores es de tú a tú, por su nombre. El comercio es el de proximidad, si tardas más de 15 minutos en coche/carro o más de 2 paradas de Transporte Público ya lo consideras que está muy lejos. La cantidad de idiomas que escuchas cuando caminas por Las Ramblas cualquier día del año o como la imponente Sagrada Familia te aparece a la vuelta de la esquina . Ah! Y lo más divertido, las primeras veces que te dicen que algo está muy cerca caminando: “ solo son 10-15 minutos andando” y uno acostumbrado a no caminar te tardas 20 y además llegas hasta con dolor en los pies -risas-

¿Cómo encontraste alojamiento?

Por una inmobiliaria. Pero no fue fácil, como te contaba antes, era la época voyante y tenías que hacer “casting” para ver si tenías la suerte de ser el elegido -risas-.. Llegabas a ver un piso y habían 5 personas delante de ti esperando por ver el mismo piso.

¿En lo que respecta a la vida laboral, es difícil para un expatriado conseguir trabajo?

Suele serlo cuando no tienes ninguna experiencia previa en España. Por suerte al llegar como estudiante, tuve la oportunidad de hacer prácticas (pasantías) en empresas por la bolsa de trabajo de la Universidad mientras estudiaba mi máster. Cuando ya tuve el tiempo y las condiciones legales para trabajar, no me costó tanto encontrar.

¿Es fácil hacer nuevos amigos? ¿Algún consejo?

Si vienes como estudiante, sí. Es muy fácil. Es más, diría que es la forma más fácil. Compartes con personas que o bien son de aquí y te ayudan en muchas dudas que tengas o bien son extranjeros que están en las mismas condiciones que tu, pero entre todos comparten los mismos intereses, al fin y al cabo están estudiando los mismo.

Mi consejo, ¡Estudia en el Extranjero!

¿Qué te parece el estilo de vida en España? ¿Es diferente al de Venezuela?

En algunas cosas se parece y en otras es súper distinto. Ya no comparo, solo disfruto de lo que me gusta de estar aquí…No madrugar, poder ir al parque con las niñas, tener muchas opciones de movilidad para ir a cualquier lugar, desayunar con jamón serrano casi todos los días, salir a la calle y caminar sin miedo a que te asalten, o las largas noches soleadas de verano en las que a las 9pm empieza a oscurecer.

¿Cómo es tu vida cotidiana?

Ahora mismo trabajo desde casa la mayor parte del tiempo, eso me da suficiente libertad para dedicarle tiempo a mis hijas, llevarlas a las extraescolares o pasar la tarde en el parque con ellas. Por lo mismo que trabajo desde casa, suelo aprovechar las noches para esto así que nunca me acuesto antes de las 12, pero no pasa nada. Puedo dormir hasta las 8 de la mañana que es cuando empieza nuestro día.

Este es un país de “hazlo tu mismo” , con lo cual aunque tenemos un poco de ayuda en la limpieza de casa, entre Oswal y yo nos repartimos el resto de las tareas. Dedico un día a la semana para ir al súpermercado y cocinar menús para varios días, de manera que ahorro tiempo que dedico a seguir trabajando desde casa.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

En Barcelona nunca tienes tiempo libre...hay tanto por hacer que tener los fines de semana sin hacer nada es todo un reto. Reuniones con amigos, eventos en la ciudad, cumpleaños, escapadas a algún lugar, en verano la playa, en invierno la nieve, conciertos, charlas, conferencias, conocer un nuevo restaurante o ir a ese que siempre te recomiendan, ir de rebajas en Julio y Enero o siemplemente buscar algo...trabajo, clientes, piso, tiendas, locales. Siempre tienes algo que buscar en Barcelona. Nunca te aburres.

¿Cuáles son las actividades más populares allí?

En verano en Barcelona todo gira en torno a la playa (el día en la playa, fiestas en la playa. cenas en la playa…), también hay muchos festivales de música, los juegos del Barça, visitar museos con los niños, ir a parques públicos preciosos, eventos de la ciudad (La Mercè, las fiestas de Gràcia, las fiestas del barrio, ect.)

Venga mójate: lo mejor y lo peor.

Lo mejor:
Comer en cualquier lugar bien y a cualquier precio. Barcelona en verano...días largos, miles de planes, fiestas, salidas.
Tener la playa a dos pasos y la nieve a menos de 2 horas.

Lo peor:
Barcelona en verano...millones de turistas y los olores de la gente si vas en metro
Cruzarte con mil cacas de perro al día por dónde quiera que vayas
Los carteristas, dicen que es una de las ciudades con mas carteristas del mundo

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren instalarse allí?

El mismo que si se irían a cualquier otra ciudad. Disfruta de la experiencia porque una vez sales de tu país, ya nada volverá a ser igual...Serás extranjero dónde quiera que vayas, incluso en tu país, y eso no es malo ni bueno, solo es diferente y si te enfocas en lo positivo de cada lugar, asumes que es tu realidad por el tiempo que sea necesario, todo será más fácil. Ah! En lugar de dedicar energía a  criticar las costumbres que no te gustan o no compartes, dedícala a disfrutar de todos esos pequeños detalles que te sacan sonrisas.

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

Ir a la playa cualquier día del año. Mis amigas de toda la vida y la facilidad con la que armamos una reunión/fiesta/encuentro de la noche a la mañana sin tanta planificación.

¿Con qué frecuencia te ves o comunicas con tu familia?

Suelo hablar siempre con mi papá, intento hacerlo cada semana. Antes me nos llamábamos mutuamente, ahora, él no puede llamarme porque no es nada tecnológico (no tiene whatsapp) y se han limitado las llamadas al extranjero en algunas telefonías en Venezuela.

Con mis hermanos hablo por whatsapp. Sobre vernos, antes, hasta hace 2 años iba bastante seguido a Venezuela (1 o dos veces al años). Pero en los últimos años nos vemos menos de lo que quisiera. Siempre digo que el Gobierno de Venezuela me ha quitado hasta mis viajes a Venezuela. Aun así Intentamos reunirnos en distintos lugares como por ejemplo, un verano en Aruba con familia de mi esposo y a principios de este año en República Dominicana con mi papá que fue a visitar a mi hermana.

¿Qué medios de comunicación utilizas?

Con mis hermanos, whatsapp. Con mi papá Skype, compro crédito por allí y llamo por teléfono. No se si es la forma más barata pero es la más fácil, compro 5$ en un par de clicks desde el celular/móvil y en segundos ya estoy hablando.