Sobre Níger


Clasificada por el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas en el 2015 como una de las naciones menos desarrolladas del mundo (en el 187 entre 188 países), el país sin salida al mar de Níger, alberga a más de 20 millones de personas y tiene una de las tasas de crecimiento demográfico más rápidas del mundo. Como una víctima de la inestabilidad política y de la escasez crítica de alimentos causada por crisis naturales, como la sequía, las infestaciones de langostas e inundaciones, esta gran nación del África Occidental recibe una gran cantidad de apoyo internacional en forma de alivio de la deuda y ayuda extranjera.

Níger es uno de los países más calurosos del mundo (el intenso calor en el norte a menudo hace que la lluvia se evapore incluso antes de que caiga al suelo), y el bajo promedio de precipitaciones tiene un efecto negativo en las producciones económicas y la seguridad alimentaria. En el 2005, millones de personas se enfrentaron a una desnutrición severa, y se estimó que la escasez de alimentos en el 2010 afectó a alrededor de siete millones de personas. Sin embargo, hay más precipitaciones en el sur del país, donde se vive una temporada de lluvias que van desde Mayo hasta Octubre, siendo los meses de Julio y Agosto donde cae más lluvia.

El idioma oficial de Níger es el francés, pero la mayoría de los nigerianos hablan francés como segundo idioma en lugar de ser un idioma nativo. Hausa es, de hecho, el idioma más hablado en el país y también es el idioma principal para el intercambio. Esto es seguido por el Zarma, además de otras lenguas indígenas como el Fulani (Fulfulde), Tuareg (Tamajaq), Djerma, Manga y otras variedades del árabe.

Más del 90% de la población es musulmana, pero hay una minoría cristiana concentrada en Niamey y otras áreas urbanas con poblaciones de expatriados. Las religiones indígenas tradicionales también son practicadas por un pequeño porcentaje de la población. Las ciudades de Madarounfa, Kiota, Say y Agadez son consideradas por las comunidades islámicas locales como sagradas, y la práctica de otras religiones en estas ciudades no son muy bien toleradas como en otros lugares.

Las montañas de Níger ofrecen un absoluto esplendor junto con las antiguas ciudades caravanas en el borde del desierto del Sahara, y las impresionantes ciudades de los oasis. La histórica ciudad de Agadez en la ruta comercial trans-sahariana fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2013. Sin embargo, a pesar de su notable paisaje, este país desértico aún está prohibido para los turistas, ya que la amenaza de secuestros sigue siendo alta y se han producido ataques contra extranjeros en toda la región del Sahel. Níger ha tenido un camino difícil desde que obtuvo su independencia de Francia en 1960. Todavía enfrenta serios problemas, como las enfermedades, la esclavitud – la cual fue prohibida en el 2003 – y una alta tasa de analfabetismo (la radio es un importante medio de noticias ya que los niveles de alfabetismo son muy bajos).

En el 2017 Níger fue uno de los cinco países de la África Occidental en lanzar sus fuerzas locales para confrontar a los militantes islámicos en el Sahel. Como resultado de esta ofensiva, el país ha sido atacado de manera repetitiva por Boko Haram.

Aunque Níger tiene dificultades frente a la insurgencia, frecuentes sequías y una pobreza generalizada, se ha descubierto petróleo y se han construido una refinería y un oleoducto con fondos proporcionados por inversores chinos. La producción de petróleo está creando más oportunidades para los expatriados, y Níger espera que el aumento de la exploración petrolera y la extracción de oro (la primera mina de oro se abrió en el 2004) ayude a fortalecer la economía.

El crecimiento en el país está principalmente impulsado por los sectores de la minería y la agricultura. El uranio se extrae en una zona al oeste de las montañas de Aïr, y el país es particularmente rico en este recurso. En el 2003 Níger estuvo a la vanguardia de las noticias internacionales tras los reclamos del ex presidente de los EE. UU. George Bush de que Irak estaba tratando de obtener uranio de Níger para su programa nuclear. En el 2014, el país acordó un nuevo acuerdo con el grupo de energía nuclear Areva para la extracción de uranio, que implicó un aumento en las regalías, colocando a Níger entre los principales productores de uranio en el mundo.