DISPOSICIONES NORMATIVAS QUE REGULAN LA NACIONALIDAD ECUATORIANA

En vista de que en el presente foro existen muchas consultas en materia de nacionalidad ecuatoriana, especialmente de parte de personas nacidas en el extranjero descendientes de personas nacidas en Ecuador, pero también de parte de extranjeros que muestran interés en el tema en la medida en que puede resultarles beneficioso de acuerdo con sus circunstancias personales, parece oportuno copiar las disposiciones normativas que regulan la nacionalidad en Ecuador.

En Ecuador, históricamente, la nacionalidad ha sido materia de regulación constitucional directa : es la propia Constitución de la República la que determina a qué personas se considera ecuatorianas por nacimiento y por naturalización, delimitando con precisión cada supuesto.

Simplemente conviene recordar algunas cosas que ya han sido dichas antes, pero que resulta pertinente traerlas a colación:

1.- El criterio principal de atribución de la nacionalidad ecuatoriana por nacimiento históricamente siempre fue el ius soli, de modo que cualquier persona nacida dentro de los límites del territorio sujeto a la soberanía de la República del Ecuador, tal como lo define el art. 4 de la actual Constitución, siempre fue, es y será considerada ecuatoriana por nacimiento. Es indiferente el origen de los progenitores, la razón por la que se encuentren en Ecuador, su situación jurídica-administrativa en el país o cualquier otra circunstancia accidental que pudiera concurrir. Basta con que la persona nazca dentro de territorio de Ecuador para que sea considerada ecuatoriana por nacimiento.

2.- La Constitución, asimismo, introduce como criterio de atribución de nacionalidad ecuatoriana por nacimiento el ius sanguinis automático e incondicional para las personas nacidas fuera de Ecuador que sean descendientes de personas nacidas en Ecuador, lo cual sí constituye una novedad. Las anteriores constituciones de Ecuador establecían el ius sanguinis como criterio de atribución de la nacionalidad de manera condicional o haciendo distinciones ( por ejemplo, atribuía automáticamente la nacionalidad a los hijos de diplomáticos al servicio del Ecuador o de un organismo internacional, pero en cambio exigía el cumplimiento de alguna condición para los hijos de personas que no tenían la calidad de diplomático) . La condición más corriente era inscribir el nacimiento en el Registro de Nacimientos a cargo del consulado del Ecuador acreditado en la demarcación consular donde tuvo lugar el nacimiento; en otras épocas se exigía, además, pasar a domiciliarse en el Ecuador. Todo respondía a las circunstancias históricas del momento. La Constitución actual, en vigor desde el 20 de octubre de 2008 puso fin a las condiciones y estableció la atribución de la nacionalidad ecuatoriana por ius sanguinis a las personas nacidas en el extranjero que sean descendientes de personas nacidas en el Ecuador, aunque sí se fijó un límite generacional : hasta el tercer grado de consanguinidad en línea recta, es decir, hasta los bisnietos nacidos fuera de Ecuador de una persona nacida en el Ecuador, son considerados por la actual Constitución ecuatorianos por nacimiento. Es importante tenerlo en cuenta, ya que en definitiva, son dos los elementos fundamentales que determinan la atribución de la nacionalidad por esta vía : el nacimiento en Ecuador del ascendiente y el grado de parentesco respecto de él ( tercer grado de consanguinidad en línea recta).

3.- Existe un tercer supuesto de ecuatorianos por nacimiento respecto del que ni siquiera existe desarrollo legal ni reglamentario, que al no encuadrar dentro de las categorías clásicas de ius soli y ius sanguinos, puede calificarse como simplemente como un supuesto de atribución de nacionalidad ecuatoriana por nacimiento por favor constitucional : el caso de las personas pertenecientes a comunidades, pueblos o nacionalidades reconocidos por el Ecuador con presencia en zonas de frontera. Este supuesto puede prestarse a una amplia casuística si se tiene en cuenta que lo que se exige, en definitiva, es la pertenencia a esas comunidades, pueblos o nacionalidades y no necesariamente haber nacido precisamente en territorio extranjero fronterizo con territorio ecuatoriano. Anta la falta de desarrollo legal y de reglamentos que puntualicen las cosas, la redacción del texto constitucional ha de interpretarse en su sentido natural y obvio. De momento, la Corte Constitucional de Ecuador, que es la máxima intérprete de la Constitución, no ha tenido ocasión de pronunciarse al respecto. La novedad es que en la anterior Constitución del año 1998 a estas personas se las consideraba ecuatorianas por naturalización, pero la actual Constitución las ha elevado a un grado mayor al considerarlas como ecuatorianas por nacimiento en razón de los vínculos históricos, sociales y culturales existentes con pueblos de Ecuador.


La nacionalidad ecuatoriana atribuida por nacimiento NO PUEDE PERDERSE en NINGÚN CASO, ni tan siquiera por renuncia expresa ( ya la Corte Constitucional de Ecuador tuvo la oportunidad de pronunciarse al respecto y rotundamente declaró que " la Constitución no permite la renuncia de la nacionalidad ecuatoriana por nacimiento").

4.- Respecto de los supuestos de nacionalidad ecuatoriana por naturalización, pueden clasificarse en dos grupos :

A) Supuestos en los que la nacionalidad ecuatoriana por naturalización se adquiere por una "iure communicatio", que son los casos de :

- Los menores de edad extranjeros adoptados por personas de nacionalidad ecuatoriana.

- Los menores de edad extranjeros hijos de progenitores que sean ecuatorianos por naturalización ( es decir, originariamente extranjeros que adquieren la nacionalidad ecuatoriana por naturalización, por ese hecho, comunican la nacionalidad adquirida a sus hijos menores de edad).

En estos supuestos la comunicación y adquisición de la nacionalidad se produce ipso iure y por eso el órgano administrativo competente - Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación- simplemente debe reconocer que se ha producido tal comunicación y adquisición de la nacionalidad ecuatoriana y practicar la inscripción en el Registro Civil.

B) Supuestos sujetos a la resolución discrecional de la autoridad competente ( requieren una resolución de concesión que se expedirá luego de la tramitación de un procedimiento ):

- Carta de naturalización como ecuatoriano ( procedimiento ordinario de naturalización, competencia exclusiva del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana).

- Adquisición de nacionalidad por matrimonio ( procedimiento especial y preferente, competencia del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana) .

- Concesión de la nacionalidad ecuatoriana por haber prestado servicios relevantes al país (procedmiento especial que corresponde resolver al presidente de la República, previo informe favorable del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana).

En todos los casos, la resolución de concesión de nacionalidad debe ser objeto de inscripción en el Registro Civil ( y en el caso de la nacionalidad concedida por servicios relevantes, dado que le corresponde resolver al presidente de la República y por eso mismo adopta forma de decreto ejecutivo, debe publicarse en el Registro Oficial).

La regulación de los requisitos y procedimientos para la adquisición de la nacionalidad ecuatoriana por naturalización vienen dados por la Ley Orgánica de Movilidad Humana y su Reglamento de desarrollo.

En relación a la pérdida de la nacionalidad ecuatoriana adquirida por naturalización, actualmente la Constitución de Ecuador sólo prevé un supuesto de pérdida : la RENUNCIA EXPRESA. Con esto, han sido dejados de lado otros supuestos de pérdida que existían hasta la anterior Constitución de 1998, como por ejemplo, la cancelación de la carta de naturalización o la  "traición a la Patria".


A continuación, el texto  de la actualmente vigente Constitución de la República del Ecuador  relativo a la nacionalidad ecuatoriana, que ha sido copiado íntegramente del Registro Oficial número 449 de 20 de octubre de 2008.



DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR :


" [ ... ]

Capítulo segundo

Ciudadanas y ciudadanos

Art. 6.- Todas las ecuatorianas y los ecuatorianos son ciudadanos y gozarán de los derechos
establecidos en la Constitución.

La nacionalidad ecuatoriana es el vínculo jurídico político de las personas con el Estado, sin perjuicio
de su pertenencia a alguna de las nacionalidades indígenas que coexisten en el Ecuador plurinacional.

La nacionalidad ecuatoriana se obtendrá por nacimiento o por naturalización y no se perderá por el
matrimonio o su disolución, ni por la adquisición de otra nacionalidad.



Art. 7.- Son ecuatorianas y ecuatorianos por nacimiento:

1. Las personas nacidas en el Ecuador.

2. Las personas nacidas en el extranjero de madre o padre nacidos en el Ecuador; y sus
descendientes hasta el tercer grado de consanguinidad.

3. Las personas pertenecientes a comunidades, pueblos o nacionalidades reconocidos por el
Ecuador con presencia en las zonas de frontera.


Art. 8.- Son ecuatorianas y ecuatorianos por naturalización las siguientes personas:

1. Las que obtengan la carta de naturalización.

2. Las extranjeras menores de edad adoptadas por una ecuatoriana o ecuatoriano, que conservarán
la nacionalidad ecuatoriana mientras no expresen voluntad contraria.

3. Las nacidas en el exterior de madre o padre ecuatorianos por naturalización, mientras aquéllas
sean menores de edad; conservarán la nacionalidad ecuatoriana si no expresan voluntad contraria.

4. Las que contraigan matrimonio o mantengan unión de hecho con una ecuatoriana o un
ecuatoriano, de acuerdo con la ley.

5. Las que obtengan la nacionalidad ecuatoriana por haber prestado servicios relevantes al país con
su talento o esfuerzo individual.

Quienes adquieran la nacionalidad ecuatoriana no estarán obligados a renunciar a su nacionalidad
de origen.

La nacionalidad ecuatoriana adquirida por naturalización se perderá por renuncia expresa.


[ ... ] "

Nuevo tema