Close

INSCRIPCIÓN DE NACIMIENTO DE PERSONAS NACIDAS FUERA DE ECUADOR.

En Ecuador, históricamente, la nacionalidad es materia que siempre ha estado regulada directamente por la Constitución de la República. Por ello, para determinar a quiénes el Estado considera sus nacionales, es necesario remitirse al texto constitucional en vigor.

La actual Constitución de la República, en vigor desde el 20 de octubre de 2008, dedica tres artículos a regular la nacionalidad ecuatoriana: el art. 6 establece la definición de nacionalidad y enuncia lo que podría considerarse, grosso modo, principios generales en materia de nacionalidad; el art. 7 enumera los supuestos de atribución de nacionalidad ecuatoriana por nacimiento y el art. 8 enumera los supuestos de adquisición de la nacionalidad ecuatoriana por naturalización.

En lo que sigue y que constituye el objeto de la presente entrada, nos referiremos exclusivamente al supuesto previsto en el número 2 del art. 7 de la Constitución de la República del Ecuador, que es sobre el que existen reiteradas consultas. Primeramente se citará la parte pertinente de la mencionada disposición constitucional; en segundo lugar se hará una breve explicación de dicho precepto y por último, se indicará el procedimiento que debe llevarse a cabo para ver reconocida la calidad de ecuatoriano por nacimiento de conformidad con el precepto constitucional apuntado. Adficionalmente, se ofrecerá información general sobre lo previsto en la Ley sobre nombres y apellidos de las personas inscritas en el Registro Civil de Ecuador y sobre la forma de realizar legalizaciones de documentos que deban inscribirse en el Registro Civil.

I.- PRECEPTO CONSTITUCIONAL.-

El art. 7 de la Constitución de la República del Ecuador establece:

“Art. 7.- Son ecuatorianas y ecuatorianos por nacimiento:
(...)
2. Las personas nacidas en el extranjero de madre o padre nacidos en el Ecuador; y sus
descendientes hasta el tercer grado de consanguinidad.
(...)”

II.- BREVE EXPLICACIÓN DEL PRECEPTO CONSTITUCIONAL.-

De la lectura de la disposición podemos sacar en claro que:

- Se consagra constitucionalmente, como principio de atribución de la nacionalidad ecuatoriana por nacimiento, el ius sanguinis de manera incondicional. En esto hay una novedad importante, pues hasta la Constitución de 1998 el principio ius sanguinis era condicional y exigía que se cumpliera alguna de las condiciones previstas en la propia Constitución para que una persona nacida fuera de Ecuador de padre o madre nacidos en Ecuador pudiera ser considerada ecuatoriana por nacimiento, entiendiéndose que, de no cumplirse alguna de las condiciones fijadas, la persona jamás sería considerada ecuatoriana. Esto hoy es más simple: toda persona nacida fuera de Ecuador de padre o madre nacidos en Ecuador, será considerada ecuatoriana por nacimiento de manera automática e incondicional desde el momento mismo del nacimiento.

- Se encuentran comprendidas en él sólo las personas nacidas fuera de territorio de Ecuador.

- Tales personas deben tener, necesariamente, al menos, un ascendiente que sí hubiera nacido en territorio de Ecuador (padres, abuelos o bisabuelos).

- El alcance del precepto se extiende hasta la tercera generación nacida fuera de Ecuador de la persona que sí nació en Ecuador (es decir, hasta los bisnietos, que es el tercer grado de consanguinidad en línea recta).

- Sólo pueden beneficiarse los descendientes de personas nacidas en Ecuador. Téngase en cuenta que el precepto no dice que las personas nacidas en el extranjero deben haber nacido de padre o madre ecuatorianos, sino tan sólo de padre o madre nacidos en el Ecuador. De esta manera, no resulta indispensable que el ascendiente nacido en Ecuador hubiera ostentado la nacionalidad ecuatoriana o la hubiera perdido posteriormente cuando la Constitución de la República preveía la pérdida de la nacionalidad ecuatoriana por naturalización en otro Estado o por otras causas. Basta, por tanto, que el ascendiente hubiera nacido en territorio de Ecuador, aunque después hubiera perdido la nacionalidad ecuatoriana cuando la Constitución lo preveía.

Por ello, de acuerdo con el citado precepto constitucional, CUALQUIER PERSONA, que hubiera nacido fuera de Ecuador y sea HIJA, NIETA o BISNIETA de una persona que sí nació en Ecuador, ES ECUATORIANA POR NACIMIENTO (no por naturalización, por eso es erróneo hablar de “naturalizarse”). Es importante tenerlo en cuenta, porque hay determinados cargos públicos que sólo pueden ser ocupados por ecuatorianos por nacimiento y asimismo, sólo los ecuatorianos por nacimiento pueden formar parte de las Fuerzas Armadas del Ecuador y de la Policía Nacional del Ecuador (por si alguien tuviera interés en integrarse en las mencionadas instituciones).

Es indiferente si la legislación del país de nacimiento le atribuyó a la persona su nacionalidad desde el nacimiento por haber nacido en su territorio (ius soli) o si la legislación de otro Estado también le atribuyó su nacionalidad por ius sanguinis desde el nacimiento (por ejemplo, por ser uno de los progenitores nacional de un Estado que atribuye su nacionalidad por ius sanguinis).

III.- PROCEDIMIENTO PARA VER RECONOCIDA LA CALIDAD DE ECUATORIANO POR NACIMIENTO DE ACUERDO CON EL ART. 7.2 DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR.-

El procedimiento, como tal, viene establecido en la nueva Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles, publicada en el Suplemento al Registro Oficial número 684, del 4 de febrero de 2016, en vigor desde esa misma fecha y que derogó la antigua Ley General de Registro Civil, Identificación y Cedulación.

Se trata de una simple inscripción de nacimiento de persona de nacionalidad ecuatoriana ocurrido fuera de Ecuador, que puede ser ORDINARIO o EXTRAORDINARIO, atendiendo a la oportunidad en la que se practicó la inscripción.

Las inscripciones ORDINARIAS, antes llamadas OPORTUNAS, son aquellas que se practican dentro de los 90 días posteriores al nacimiento de las personas. Las que ya se practican fuera de ese plazo, se consideran EXTRAORDINARIAS (que antes se denominaban TARDÍAS).

Las inscripciones de nacimientos de personas nacidas fuera de Ecuador que sean hijas, nietas o bisnietas de personas nacidas en Ecuador deben llevarse a cabo, en principio, ante el agente diplomático o consular del Ecuador acreditado en la demarcación consular donde tuvo lugar el nacimiento. Si no hubiera consulado o misión diplomática de Ecuador en el país donde se produjo el nacimiento, podrá solicitarse la inscripción en el consulado de Ecuador situado en el país más cercano. En el caso de que no se hubiera practicado nunca tal inscripción y las personas interesadas ya se encontraran dentro de territorio de Ecuador, la inscripción deberá realizarse en la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación (arts. 23, 33 y 34 de la  Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles).

A) INSCRIPCIÓN DE NACIMIENTO EN CONSULADOS DE ECUADOR ACREDITADOS EN EL EXTERIOR:

En el caso de los nacimientos ocurridos fuera de Ecuador de personas que sean hijas, nietas o bisnietas de personas nacidas en Ecuador, deberá formarse el siguiente expediente, que se presentará en el respectivo Consulado de carrera o Sección Consular de la Misión Diplomática:

1.- Certificado literal de nacimiento expedido por el Registro Civil u órgano análogo del país de nacimiento, debidamente legalizado con la Apostilla de La Haya o por el procedimiento ordinario. Si está en idioma distinto del castellano, deberá traducirse conforme lo establece el art. 24 de la Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles, en concordancia con el art. 24 de la Ley de Modernización del Estado.

2.- Documento de identidad o pasaporte expedido por el país de nacimiento si la persona lo tuviere.

3.- ALGUNO de los siguientes documentos del progenitor, abuelo o bisabuelo nacido en Ecuador:

A) Copia íntegra del acta de nacimiento del Registro Civil de Ecuador, certificada por la propia Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación.

B) Cédula de identidad y ciudadanía expedida por el Registro Civil de Ecuador.

C) Pasaporte ecuatoriano.

Se recalca que los documentos antedichos deben, necesariamente, haber sido expedidos por los órganos competentes de Ecuador. No sirven documentos extranjeros en los que sólo se mencione que el ascendiente era ecuatoriano.

Por lo demás, rige lo mismo que para las inscripciones de nacimiento practicadas dentro de Ecuador: las que se practiquen dentro de los 90 días posteriores al nacimiento se considerarán ORDINARIAS y las que se practiquen después EXTRAORDINARIAS.

Cuando la inscripción sea EXTRAORDINARIA, se verificará la inexistencia de otro asiento referente a la misma persona, a fin de evitar duplicidad de inscripciones (razón de inexistencia).

Al momento de inscribirse, se generará para la persona inscrita un NUI (Número Único de Identificación), que será el mismo para toda la vida de la persona y que servirá para expedir todos los documentos públicos de la persona: cédula de identidad y ciudadanía, pasaporte, licencia de conducir, RUC, etc. . Por lo que respecta a las personas nacidas en el extranjero e inscritas en el respectivo consulado de carrera, tras la inscripción de su nacimiento sólo se les podrá expedir pasaporte ordinario, pero no cédula de identidad y ciudadanía, pues tal documento sólo se expide dentro de Ecuador en las oficinas del Registro Civil.


NOTA ACLARATORIA SOBRE LAS TRADUCCIONES.- Como novedad, la nueva  Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles establece una forma específica de efectuar traducciones que vayan a producir efectos dentro de su ámbito:

- Si las traducciones han sido efectuadas en el extranjero, por la autoridad que expide el documento, la traducción constará con la Apostilla de La Haya correspondiente (hay países que lo hacen así) y será suficiente.

- Si las traducciones han sido efectuadas por el propio Consulado del Ecuador acreditado en el país que expide el documento, serán válidas y suficientes.

- Si la traducción ha sido efectuada ante notario ecuatoriano (que es la forma que prevé el art. 24 de la Ley de Modernización del Estado, en la cual el traductor comparece ante el notario y declara bajo juramento que el contenido de la traducción al castellano se corresponde exactamente con el texto del documento en su idioma original y luego procede a reconocer su firma y rúbrica en la traducción), también será suficiente.

La novedad la constituye el reconocimiento de las traducciones que pudieran efectuar las autoridades que expidan el documento en el país de procedencia, pues hay países donde se entrega el documento directamente traducido al idioma oficial del país donde va a producir efectos. Las otras dos vías ya las reconocía desde hace tiempo la Ley de Modernización del Estado para todas las traducciones de documentos extranjeros que debieran producir efectos en Ecuador.

B) INSCRIPCIÓN DEL NACIMIENTO DENTRO DE ECUADOR.-

Cuando no se hubiera solicitado la inscripción del nacimiento de personas que sean hijas, nietas o bisnietas de personas nacidas en el Ecuador en el respectivo Consulado del Ecuador y las personas ya se encontrasen en territorio de Ecuador, podrán solicitar la inscripción del nacimiento en la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación, bien en su sede central en Quito o bien a través de las respectivas  Direcciones Provinciales.

Esta posibilidad ya estaba contemplada en la hoy derogada Ley General de Registro Civil, Identificación y Cedulación. Sin embargo, la actual Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles trae como importante novedad la no exigencia del certificado de reconocimiento de nacionalidad ecuatoriana por nacimiento, expedido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, como requisito necesario para practicar en el Registro Civil de Ecuador una inscripción extraordinaria de nacimiento ocurrido en el extranjero, que sí la establecía el art. 57 de la anterior Ley General de Registro Civil, Identificación y Cedulación. Ahora ya no es necesario tramitar previamente el mencionado documento, sino que se puede ir directamente a solicitar la inscripción de nacimiento en la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación, que será la que reconocerá la nacionalidad ecuatoriana por nacimiento a la persona solicitante por el mérito de los documentos presentados en el expediente y practicará la inscripción correspondiente.

Los documentos a presentarse son los mismos ya enumerados en el apartado anterior, relativo a la inscripción de nacimientos en los Consulados. Y además, como en la mayoría de los casos se tratará de inscripciones extraordinarias, será procedente la determinación de no existencia de otro asiento referente a la misma persona, a fin de evitar duplicidad de inscripciones (razón de inexistencia).

La inscripción de nacimiento propiamente dicha es siempre gratuita. Pero se ha de pagar la tasa por presentación de solicitud (2 dólares) y por expedición de razón de inexistencia (2 dólares), que son documentos necesarios para dar trámite a la petición.

La propia Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación, luego de practicada la inscripción de nacimiento ocurrido en el exterior y asignación del NUI (Número Único de Identificación), advertirá a la persona interesada, si ya es mayor de 18 años, de la obligación de obtener cédula de identidad y ciudadanía, cuya expedición también es competencia de la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación. El mismo NUI será el número de cédula de identidad y ciudadanía.

NOTA ACLARATORIA.- La nueva Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles ya no establece  multa alguna para el caso de inscripciones extraordinarias, excepto para el profesional sanitario que atendió el parto por omisión del registro del nacimiento (lo cual afecta exclusivamente a nacimientos ocurridos dentro de Ecuador, que no son materia de la presente entrada). Por ello, al no existir ya jurídicamente, no puede ser exigido el pago de multa alguna por inscripciones extraordinarias.

IV.- REGLAS SOBRE LOS NOMBRES Y APELLIDOS DE PERSONAS ECUATORIANAS POR NACIMIENTO.

La nueva Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles establece reglas para nombres y apellidos de las personas cuyos nacimientos deban inscribirse en el Registro Civil de Ecuador. Se trata de normas de orden público, que han de observarse rigurosamente.

Respecto de los NOMBRES, rigen las siguientes reglas:

- No podrá asignarse a la persona más que dos nombres simples o uno compuesto, que correspondan al uso general en Ecuador. Pero si se trata de hijos de padre o madre extranjeros, podrán escoger libremente los nombres que se correspondan con el uso generalmente observado en sus países de procedencia.

- En ningún caso se podrán asignarse nombres que constituyan palabras ridículas, extravagantes o que denigren la dignidad de las personas, así como tampoco nombres que expresen cosas o nociones, a menos que se hubiera generalizado su uso como nombres.

- Se respetará, en todo caso, la interculturalidad y plurinacionalidad al momento de asignar los nombres a las personas.

- Como regla especial para el caso de personas ecuatorianas por nacimiento nacidas fuera de Ecuador, se les permite que sean inscritos por el agente consular o diplomático de Ecuador acreditado en la respectiva demarcación consular con el nombre y número de nombres que se permitan de acuerdo con la legislación del país de nacimiento y residencia y que consten en la respectiva certificación del acta de nacimiento del país donde tuvo lugar.

Respecto de los APELLIDOS, rigen las siguientes reglas:

- Como principio general, toda persona deberá tener DOS APELLIDOS.

- Los apellidos de cada persona serán el primero de cada uno de los progenitores, debiendo preceder el paterno al materno.

- No obstante lo anterior, los progenitores pueden acordar cambiar el orden de los apellidos al momento de la inscripción. Pero si optan por esta posibilidad, todos los demás hijos que nazcan de su unión deberán tener el mismo orden de apellidos.

- En caso de que la filiación sólo estuviera establecida respecto de uno de los progenitores, al inscrito se le asignarán los mismos apellidos del progenitor que solicite la inscripción.

- Si el progenitor que realiza la inscripción solo tuviere un apellido, al hijo inscrito se le asignará dos veces el mismo apellido del progenitor, a fin de que tenga los dos apellidos que exige la Ley.

- Si se trata de hijos de padre o madre extranjeros, la inscripción se podrá practicar siguiendo el orden de apellidos establecido por la legislación vigente en el país de nacionalidad del padre o de la madre, sin que varíe por ello la filiación. En todo caso, respecto de la legislación de Ecuador, la persona siempre deberá tener dos apellidos.

V.- SOBRE LEGALIZACIONES DE DOCUMENTOS.-

La nueva Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles también trae importantes novedades en materia de legalización de documentos que han se producir efectos en el ámbito del Registro Civil.

-En general, los documentos procedentes de países signatarios de la Convención de La Haya sobre la Apostilla Diplomática, deben llevar la Apostilla colocada por la autoridad competente designada para el efecto.

- Si se trata de documentos procedentes de países no signatarios de la antedicha Convención de La Haya, deberán estar legalizados siguiendo el procedimiento ordinario, esto es, primero por el órgano competente en materia de Registro Civil o institución análoga en el país donde se produjo el hecho vital o acto jurídico; luego por el Ministerio de Relaciones Exteriores del país donde se produjo el hecho vital o acto jurídico y finalmente, por el Consulado de Ecuador acreditado en la demarcación consular correspondiente. Se recuerda que, de acuerdo con lo previsto en la Ley de Modernización del Estado, si quien legaliza es un Consulado Honorario de Ecuador, deberá luego solicitarse el reconocimiento de su firma en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana en Ecuador.

- Si es un documento procedente de un país no signatario de la Convención de La Haya y donde tampoco existan Consulados del Ecuador, ni aun honorarios, entonces se requerirá la certificación del Ministerio encargado de los asuntos exteriores del país de procedencia del documento, que probablemente deberá ser certificada, dentro de Ecuador, por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

Este último punto constituye una novedad, porque antes para las legalizaciones de documentos procedentes de países no signatarios de la Convención de La Haya y donde tampoco había Consulados del Ecuador, se aplicaba lo previsto en el hoy derogado Código de Procedimiento Civil, que hoy ha pasado, con ligeras modificaciones, al Código Orgánico de Procesos: que certificara el Ministerio de Asuntos Exteriores del país de origen del documento y el agente diplomático o consular de cualquier Estado amigo acreditado en ese país. Y para el caso de territorios donde no fuera esto posible, se requería la certificación de una autoridad judicial o su delegado y de quien ejerza la autoridad política o su delegado.

Debe tenerse en cuenta que la República del Ecuador mantiene relaciones diplomáticas y consulares con muchos Estados, pero no en todos tiene una misión diplomática u oficina consular, ni siquiera honoraria (básicamente, porque la escasa o nula presencia de ecuatorianos en el país en unos casos, la lejanía geográfica en otros o las relaciones comerciales poco intensas o inexistentes, no  justifican la apertura y mantenimiento de una misión diplomática u oficina consular, ni aun honoraria, por el gasto que representan). Y hay también Estados con los que la República del Ecuador ni tan siquiera tiene establecidas relaciones diplomáticas, ni consulares. Por ello, es posible que, en tratándose de nacimientos, matrimonios o defunciones ocurridos en países como los mencionados, sea de aplicación lo indicado en el apartado anterior en lo concerniente a las legalizaciones de documentos procedentes de esos países.

Se espera que esta entrada sea de utilidad a las personas que, reiteradamente, consultan sobre el mismo tema.

Nuevo tema

Seguros de salud Ecuador

Consejos útiles para elegir su seguro de salud en Ecuador

Mudarse en Ecuador

Consejos para preparar tu mudanza en Ecuador