Close
Sigue toda nuestra actualidad en Facebook!

Tres nacionalidades

Hola. Gracias por tan buena informacion. Pregunto: yo soy peruana de nacimiento y nacionalizada estadounidense. Puedo aun aplicar para una residencia ecuatoriana? Muchas gracias por su respuesta. Dios lo bendiga

Hola Luzelyg,

¡Te damos la bienvenida a Expat.com!

Para mejor visibilidad, he desplazado tu discusión al foro de Ecuador.

¿Cuáles son tus lazos con Ecuador?

Javier
Equipo Expat.com

Yo tengo mucha influencia ecuatoriana y amigos muyqueridos.

Ok, bueno, una cosa es nacionalidad y otra es residencia. Puedes tener dos nacionalidades (EEUU y Perú) y obtener un permiso de residencia en Ecuador, eso no es incompatible. Pero 3 nacionalidades no es posible.

Muchas gracias por la atencion Javier! Que Dios te cuide!

Luzelyg :

Hola. Gracias por tan buena informacion. Pregunto: yo soy peruana de nacimiento y nacionalizada estadounidense. Puedo aun aplicar para una residencia ecuatoriana? Muchas gracias por su respuesta. Dios lo bendiga

Hola:

Sí, claro que puede solicitar una visa para residir en Ecuador. Dependerá de si su interés es permanecer temporalmente o establecerse definitivamente.

Quienes se quieren establecer temporalmente, deben solicitar una visa de NO INMIGRANTE, de cualquiera de las categorías establecidas en la Ley de Extranjería.

Quienes quieran establecerse por tiempo indefinido, deben solicitar una visa de INMIGRANTE, de cualquiera de las categorías establecidas por la Ley de Extranjería.

Es indiferente su nacionalidad. Las personas pueden tener no sólo doble, sino múltiple nacionalidad, porque es cada Estado y exclusivamente cada Estado el que, de acuerdo con su normativa, establece quiénes son sus nacionales y es perfectamente posible que, de acuerdo con la legislación de más de un Estado (que pueden ser dos o más), un mismo sujeto sea considerado nacional.  De modo que puede haber dobles, triples, cuádruples o múltiples nacionales, por ejemplo, porque le vengan atribuidas varias nacionalidades a una misma persona al momento del nacimiento por más de un ordenamiento jurídico, como también puede suceder que quien ya tiene una o más nacionalidades adquiera otra por naturalización y las legislaciones de los Estados cuya nacionalidad se ostenta no hayan previsto su pérdida por adquirir otra o la legislación de la nacionalidad a adquirirse no exija renunciar a las anteriores o aun exigiendo renuncia, tal renuncia sea imposible al individuo (por ejemplo, porque la legislación del país de su nacionalidad no le permite renunciar a ella o no ha previsto tal posibilidad).

Lo que sucede con los dobles o múltiples nacionales es que NO PUEDEN EJERCER simultáneamente y ante un mismo ordenamiento jurídico todas las nacionalidades que ostentan. Surge entonces la distinción entre:

- Nacionalidades que ostenta un sujeto, que son todas las que pudiera ostentar, por venirle atribuidas desde el nacimiento por más de un ordenamiento jurídico o por haberlas adquirido con posterioridad al nacimiento conservando las anteriores.

- Nacionalidad efectiva de un sujeto. Este concepto dice relación, en el caso de dobles o múltiples nacionales, con la vinculación real y efectiva del sujeto con, al menos, uno de los Estados cuya nacionalidad ostenta y que, en caso de ser necesario, será el legitimado para asumir su protección diplomática.

- Nacionalidad operativa de un sujeto. Este concepto, en cambio, tiene relación con la nacionalidad que un sujeto ejerce en un momento concreto y ante un ordenamiento jurídico concreto. En algunas ocasiones, esta nacionalidad viene impuesta por el principio de soberanía estatal (como sucede cuando una persona con más de una nacionalidad ingresa en el territorio de uno de los Estados cuya nacionalidad ostenta y cuya normativa lo considera nacional, aunque ostente otras nacionalidades e incluso, aunque de hecho resida en el exterior); otras veces se torna operativa una nacionalidad concreta en razón de convenios internacionales en vigor que han establecido tal obligación, como sucede dentro de la Unión Europea, donde en el caso de que en un sujeto concurran varias nacionalidades y al menos una de ellas sea la de un Estado miembro de la Unión Europea, los demás Estados miembros distintos del de nacionalidad del sujeto están obligados a sólo reconocer la nacionalidad del Estado miembro, pues es la que permite al sujeto ejercer sus derechos propios de la ciudadanía de la Unión. Y en otros casos, es nacionalidad operativa la que, a falta de normas imperativas que impongan la operatividad de una en concreto, el sujeto puede ejercer libremente la que convenga a sus intereses, teniendo siempre como límite el orden público.

Por ejemplo, A es de nacionalidad ecuatoriana y española: si ingresa en territorio de Ecuador o de España, por principio de soberanía estatal se le impone la ecuatoriana en Ecuador y la española en España como nacionalidad operativa (aunque ambos ordenamientos jurídicos acepten que el sujeto sea doble nacional, pero a sus efectos internos, por principio de soberanía, que es de orden público, imponen la suya); si el mismo sujeto va a Alemania, Francia o Reino Unido, por ejemplo, que son Estados miembros de la Unión Europea, la nacionalidad operativa en esos Estados es la española, que es la de un Estado miembro de la Unión Europea y permite al sujeto ejercer el derecho a la libre circulación por todo el territorio de la Unión que le reconocen los tratados fundacionales de la Unión Europea (con la ecuatoriana, en cambio, se vería limitado o entorpecido en el ejercicio de ese derecho). En cambio, si el mismo sujeto decide viajar a Estados Unidos o a Canadá, por ejemplo y ve que para viajar a esos países usando el pasaporte español no necesita visa y en cambio sí la necesita con el ecuatoriano, le convendrá ejercer la española y usará el pasaporte español en esos países, donde esta última será su nacionalidad operativa; si el mismo sujeto decide viajar a Rusia o a Turquía, por ejemplo, en cambio le convendrá ejercer la ecuatoriana, pues los españoles necesitan visa para Rusia y Turquía y los ecuatorianos no. Y desde luego que, por países de América del Sur es más conveniente ejercer la ecuatoriana, pues con ella sólo basta la cédula de identidad y ciudadanía para circular por toda América del Sur, en cambio con la española necesitaría pasaporte y probablemente le sería gravoso, pues no gozaría de las ventajas o beneficios que por convenios internacionales gozan los nacionales de los Estados de América del Sur para circular por los respectivos territorios.

Cosa distinta y ya capítulo aparte, que no se puede abarcar en este lugar, son los efectos en cada ordenamiento jurídico de los países de su nacionalidad de los actos y hechos relativos al estado civil o a la capacidad para celebrar ciertos actos o a las relaciones de familia, que es materia que se debe analizar en cada caso concreto, al amparo de las respectivas normas de conflicto.

Si usted es peruana y estadounidense, para residir en Ecuador le conviene ejercer la nacionalidad peruana: por un lado, podría acogerse al Acuerdo de residencia MERCOSUR y obtener una visa de residencia temporaria por dos años, luego de los cuales podría pedir una visa de residencia permanente. Y para ello. basta con que acredite su nacionalidad peruana y que carece de antecedentes penales. Si en los 5 años inmediatamente anteriores a la entrada en Ecuador ha residido en un país distinto del de su nacionalidad (la peruana, que es la que estará ejerciendo), le será exigible el certificado de antecedentes penales del país donde hubiera estado residiendo. En el caso de Estados Unidos, se exige dos certificados de antecedentes penales: el del Estado de residencia y el federal, que expide el FBI (porque en Estados Unidos hay delitos de fuero estatal y delitos de fuero federal).

Si desea naturalizarse ecuatoriana, puede también hacerlo. La Constitución de Ecuador no exige renuncia a su nacionalidad a ningún extranjero que adquiera la ecuatoriana y la Constitución de Perú establece también que no se pierde su nacionalidad por adquirir otra (pero sí les permite renunciar si lo desean) y la normativa de Estados Unidos tampoco prohíbe, ni impide a sus nacionales naturalizarse en otros Estados, antes bien, lo tolera y acepta: ellos mismos han reconocido que es imposible luchar jurídicamente contra el fenómeno de las dobles o múltiples nacionalidades desde el momento en que cada Estado es competente en exclusiva para regular su nacionalidad y el orden público internacional se fundamenta en el principio de igualdad soberana entre los Estados.

Si quiere (nadie la obliga), puede naturalizarse ecuatoriana luego de TRES AÑOS de residencia continuada, contados desde la fecha de expedición de la cédula de identidad para extranjeros, que sólo se expide a los extranjeros titulares de visa de INMIGRANTE y a los titulares de la visa de residencia permanente MERCOSUR.

Un cordial saludo.

Me alegra y reconforta mucho su respuesta pues es muy explícita legalmente. Que Dios y la Virgen lo protejan por siempre. Gracias por ayudar a tanta gente.

Nuevo tema

Seguros de salud Ecuador

Consejos útiles para elegir su seguro de salud en Ecuador

Mudarse en Ecuador

Consejos para preparar tu mudanza en Ecuador

Vuelos a Ecuador

Los mejores precios de vuelos a Ecuador.