Sobre Papúa Nueva Guinea


Un país que ha inspirado cientos de libros, Papúa Nueva Guinea es una de las regiones menos exploradas en el mundo a menudo llamada "el último desconocido". Con su terreno accidentado, algunas partes del país no fueron mapeadas hasta la década de 1930 e incluso hoy se cree que Papúa Nueva Guinea puede ser el hogar de algunas especies de flora y fauna no descubiertas.

Habitado por cientos de grupos étnicos indígenas, Papúa Nueva Guinea es uno de los países más culturalmente diversos del mundo con una población de más de ocho millones de personas. Más de 850 idiomas se hablan en la región y algunos grupos étnicos que residen en el país nunca han hablado entre sí. De hecho, es uno de los pocos lugares en el mundo que se conoce como el hogar de las llamadas "personas aisladas" o "tribus perdidas", comunidades que han tenido muy poco o ningún contacto con el mundo exterior. Se estima que la mayor parte de la población vive en zonas rurales y cerca del 40% vive un estilo de vida auto sostenible completamente natural.

La economía de la región se basa en gran medida en los sectores tradicionales como la agricultura y la pesca. La exportación de coco, café y cacao es excepcionalmente rentable. Los beneficios de la extracción y exportación de energía y minerales también han permitido al país invertir en infraestructura, específicamente en la ciudad capital de Moresby.

Papúa Nueva Guinea es uno de los países menos recorridos del mundo. Aparte de algunos enclaves turísticos, la mayor parte del territorio tiene poca o ninguna facilidad de viaje y moverse puede ser un desafío. Sin embargo, a quienes están dispuestos a afrontar lo desconocido se les promete una belleza natural indescriptible y senderos impresionantes que muy pocos han pisado antes. El río Sepik, el monte Wilhelm, el volcán de Tavurvur y la bahía de Milne son solo algunas de las maravillas naturales de Papúa Nueva Guinea.