Sobre Hungría


Hungría juega un papel fascinante en la historia europea y tiene paisajes idílicos salpicado de castillos perfectos para cualquier expatriado en busca de un fondo de vistas fantásticas. El país tiene abundancia de manantiales calientes naturales renombrados por su capacidad curativa y restaurativa. Sin embargo, el país también cuenta con zonas urbanas bien desarrolladas con un costo de vida asequible. Prepárate para veranos cálidos e inviernos nevados gracias a la ubicación continental de Hungría.

Hungría ha sido parte del Imperio Romano, Imperio Otomano, el Imperio Austro-Húngaro y ha sido ocupada por Alemania y la Unión Soviética. Este pasado complicado y a veces tumultuoso se celebra y se conmemora de diferentes maneras en todo el país, desde museos que documentan la vida bajo el dominio nazi y soviético hasta los castillos y palacios que celebran las raíces de Hungría.

La influencia combinada del gobierno romano y otomano ha dado lugar a que la cultura del "baño" se afiance fuertemente en el país, con spas y baños turcos en (casi) cada esquina, facilitando a los residentes relajarse después de un largo día de trabajo. El país también cuenta con grandes espacios rurales, con colinas cubiertas de bosques que son perfectas para los amantes de la naturaleza.

La ciudad capital de Budapest es el hogar de un tercio de la población del país. Con Buda al oeste y Pest al este, la ciudad es dividida por el río de Danubio, que fluye a través del centro. La economía de la ciudad se está desarrollando a un ritmo rápido y es el hogar de muchas grandes multinacionales, con nombres notables en los sectores de las finanzas y la biotecnología, lo que es una buena noticia para los expatriados en busca de un trabajo en Budapest.

Hungría se convirtió en uno de los muchos países que se unieron a la UE en 2004, por lo que es relativamente sencillo en lo que respecta a las formalidades a seguir para los ciudadanos de la UE.