Actualizado hace 6 años

En Japón existen más de 10 tipos de visados diferentes, según sea la finalidad del viaje: estudios, trabajo; según el tipo de actividad: remunerada o no; según la situación personal del solicitante: casado con japonés/a ; e incluso según el campo donde se vaya a realizar el trabajo: ingeniería, arte, etc. Si cambias de trabajo durante tu estancia en Japón es posible que necesites también cambiar tu visado. Los visados suelen expedirse para un período de 1 a 3 años, pero siempre se contempla la posibilidad de ser ampliados antes de que expiren. Los extranjeros que hayan vivido en Japón durante al menos 5 años consecutivos pueden solicitar la residencia definitiva o incluso solicitar la nacionalización (en este caso habría que renunciar a la nacionalidad originaria, ya que Japón no permite la doble nacionalidad).

Los extranjeros que deseen extender su permanencia en Japón más allá de 90 días deberán inscribirse en un Registro creado a tal efecto, siendo necesario el mismo para actividades cotidianas como: abrir una cuenta en un banco, formalizar un contrato de alquiler de vivienda, etc. y siempre deberán llevar consigo esta documentación junto con el pasaporte. Existe otro tipo de visado: el que se solicita para un período de 1 año para trabajar mientras se está estudiando o de vacaciones. Sólo se concede a los solicitantes jóvenes (entre 18 y 30 años) y que planeen permanecer en el país durante aproximadamente 12 meses, siéndoles permitido trabajar mientras estudian o están de vacaciones.

Nos esforzamos para que la información proporcionada sea precisa y actualizada. Sin embargo, si observas errores, no dudes en comunicárnoslo dejando un comentario abajo.