2018-02-09 10:41:45

Chile tiene uno de los sistemas de salud más desarrollados de toda Sudamérica con una cobertura pública y privada, comparable a América del Norte y Europa

Chile tiene uno de los sistemas de salud más desarrollados de toda Sudamérica con una cobertura pública y privada, comparable a América del Norte y Europa. El Ministerio de Salud (MINSAL) de Chile tiene la obligación de garantizar a todos los ciudadanos el acceso libre e igualitario a todos los programas y servicios de salud. Los ciudadanos tienen la libertad de escoger entre los servicios públicos y los privados.

El sistema público de salud chileno es el FONASA (Fondo Nacional de Salud), que es un sistema sanitario nacional que se paga con los ingresos de los impuestos obligatorios. El esquema ofrece atención en hospitales públicos y la opción de tarifas subvencionadas en algunas clínicas privadas asociadas.

El sector privado chileno está hecho de compañías aseguradoras conocidas como ISAPRE (Instituciones de Salud Provisional). Sus numerosos planes dictan a qué clínicas y médicos tendrás que ir si están disponibles.

La calidad de los servicios normalmente es mejor en las clínicas ISAPRE que en los hospitales públicos, pero también depende de la clínica. El seguro específico que le ofrecerán dependerá sobre todo de sus ingresos, edad, sexo, condiciones médicas previas e historial familiar, entre otros.

Si buscas conseguir un seguro médico en Chile, necesitarás un RUT (la identificación de impuestos en Chile para los extranjeros) o un RUN (un número de identificación para chilenos o extranjeros residentes). No puedes entrar ni en el sistema público ni en el privado si no tienes una de estas dos formas de identificación, aunque una póliza internacional te dará acceso a las instalaciones privadas.

Cuando ya lo tienes, tienes que decidir entre público o privado (la atención pública no está disponible para no residentes). Ahora, para ir al médico necesitas una identificación (un RUT, RUN o un pasaporte con seguro de salud internacional), el pago preferiblemente debe hacerse con tarjeta de crédito ya que algunas clínicas no aceptan otro tipo de pago. Una vez culminada tu atención pide los recibos, un informe de salud con los detalles de tu enfermedad y el tratamiento firmado por el médico. Guarda copias de los dos documentos para ti y para la aseguradora, para que te devuelva el importe.

En cuanto al seguimiento de tus tratamientos de salud, debes considerar que si tienes una enfermedad crónica que requiera cierta medicación en tu país de origen, debes llevarte a Chile la medicación en sus envases originales con indicaciones claras que indiquen que se trata de un producto farmacéutico de verdad. Además, si puedes conseguir que tu médico te de una descripción firmada de tu condición y del tratamiento, el nombre genérico del medicamento en cuestión y otros genéricos conocidos u otras alternativas, no tendrás problemas para encontrar la medicación adecuada en Chile.

Antes de partir de tu país de origen recomendamos que te comuniques con tu médico de cabecera para que te oriente sobre cuáles vacunas es conveniente colocarte, algunos ejemplos que podamos suministrarte son: Hepatitis A Fiebre, tifoidea, Tétano y difteria (si no te has vacunado en los últimos 10 años), La triple vírica (paperas, sarampión y rubéola).

 Bueno saber:

Todos los trabajadores dependientes tienen la obligación de destinar el 7% de su sueldo bruto a una aseguradora de salud.

 Números útiles:

  • Ambulancia - 131

  • Bomberos - 132

  • Policía - 133

  • H.E.L.P. (Servicio Privado de Ambulancia) - 631-0310

  • Búsqueda y rescate - 697-1670

Nos esforzamos para que la información proporcionada sea precisa y actualizada. Sin embargo, si observas errores, no dudes en comunicárnoslo dejando un comentario abajo.